Chiara Ferragni celebra en Mallorca la despedida de soltera de su mejor amiga

La influencer italiana, que ha pagado 1,2 millones de euros por el fraude de los huevos de Pascua, disfruta de dos días en la isla rodeada de amigos

Chiara Ferragni con su mejor amiga, Veronica Ferraro

Chiara Ferragni con su mejor amiga, Veronica Ferraro / @chiaraferragni

Miguel Vicens

Miguel Vicens

La empresaria de moda e influencer italiana Chiara Ferragni ha disfrutado del fin de semana en Mallorca entre amigos, en los dos días de celebración que ha durado la despedida de soltera de la que ella misma ha definido como su "mejor amiga", la también influencer italiana Veronica Ferraro, que se casa en septiembre con el productor musical Davide Simonetta.

Lo cuenta la propia Chiara Ferragni en su cuenta de Instagram, donde comparte imágenes de la celebración, posando de blanco con Veronica Ferraro, imágenes de dos jornadas de playa en la costa de Mallorca con un grupo muy numeroso de amigos e incluso conduciendo por las carreteras de Mallorca.

El grupo de Chiara Ferragni y Veronica Ferraro se alojó en una de las exclusivas villas del hotel Cap Vermell de Canyamel, en el municipio de Capdepera, uno de los más lujosos de Mallorca, que entre su oferta gastronómica cuenta con el restaurante Voro, dirigido por el chef Álvaro Salazar y con dos estrellas Michelin. Y visitó la playa de es Trenc, en el sur de Mallorca, un arenal espectacula de más de tres kilómetros que en 2017 fue declarado Parque Natural.

Separación y acusaciones de fraude

El pasado mes de febrero la empresaria italiana y Fedez, también influencer, rompieron su relación tras ocho años como pareja, confirmó el diario italiano Corriere della Sera

Además, el pasado viernes Ferragni acordó con la Autoridad Garante de la Competencia y del Mercado (AGCM) el pago de más de 1,2 millones de euros para cerrar la acusación por supuesta estafa en campaña benéfica de unos huevos de Pascua de la marca 'Dolci Preziosi'.

A través de su cuenta de Instagram, la conocida empresaria comunicó a sus seguidores, más de 28 millones, que este pago es "una donación y no una sanción" y aclaró que a partir de ahora se compromete a separar completamente sus actividades comerciales de las benéficas, un asunto que la ha perseguido durante el último año.