Keanu Reeves, con sombrero de payés y chancletas en Baleares: sus fotos en un chiringuito o con las trabajadoras de un súper

Keanu Reeves (izquierda) en Menorca

Keanu Reeves (izquierda) en Menorca / Facebook Menorca - La isla de la calma

M. Elena Vallés

M. Elena Vallés

Keanu Reeves -sí, el archiconocido actor de Matrix o la saga de John Wick- se pasea estos días por Baleares como un turista más: con sombrero de paja, bemudas y chancletas. Su paso por la isla de Menorca ha dejado un rastro de imágenes que muestran al actor muy relajado y atento con cualquiera que le pedía una fotografía.

Este viernes disfrutó de una comida junto a su pareja en Es Bruc, un chiringuito de playa histórico de Menorca ubicado en primera línea de mar de la playa Sant Adeodato, en Sant Tomàs, en es Migjorn Gran. Un establecimiento abierto desde 1950 cuya especialidad es el pescado, pero también la carne a la brasa.

Allí Keanu se fotografió con comensales, pero también con el personal de cocina, señal de que quedó contento con el servicio y la comida.

El actor canadiense también estuvo en la capital menorquina, Maó. Estuvo de compras y entró incluso en el supermercado Hipercentro, de propiedad mallorquina, para hacerse con algunos productos.

Allí, sonriente y vestido con una cazadora vaquera, se fotografió con dos trabajadoras del conocido supermercado. 

Hay poca información sobre dónde estaría alojado el famosísimo actor, algunos apuntan que un hotel de lujo en el centro de Ciutadella. Otra de las visitas que no se ha perdido Keanu Reeves es la galería de arte Hauser & Wirth en la Illa del Rei, que se ha convertido en un lugar de obligada visita cultural en la zona. 

Reeves ha pasado recientemente por otra zona de España, en concreto por Barcelona, donde actuó en el marco del festival Primavera Sound con su banda Dogstar, donde dieron un gran concierto. 

Tras abandonar Menorca, Reeves viajó este sábado hasta Alemania para estar presente en la parrilla de salida de la carrera al sprint del Gran Premio de Alemania de MotoGP. De gira por Europa presentando su última película, hizo parada primero en Menorca y luego en Alemania, donde se le vio alucinar de la velocidad de las motos junto al expiloto Randy Mamola, subcampeón del mundo de 500 cc en cuatro ocasiones.