Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambio de paradigma

El cine empodera a las niñas, pero ¿dónde están los nuevos referentes de los niños?

Mientras que el universo Disney está cambiando a las chicas, los chicos siguen creciendo con un modelo masculino anclado en el pasado

Unos niños juegan al fútbol en el Raval. Ferran Nadeu

'Zootrópolis', 'Brave', 'Frozen', 'Los Mitchell contra las máquinas', 'Mulán', 'Red'… La industria del cine infantil ha cambiado los referentes de las niñas. El último ejemplo es el corto de animación 'Reflect', donde la protagonista es una bailarina brillante con sobrepeso. Sin embargo, ¿qué pasa con los niños? Cuesta encontrar películas que muestren que otro modelo masculino es posible. Una podría ser ‘Cómo entrenar a tu dragón’, donde el protagonista es un adolescente que no encaja con el estereotipo de rudos cazadores vikingos de su pueblo. Otra más reciente -de la factoría Disney-Pixar- es 'Onward', donde uno de los dos hermanos protagonistas no es precisamente el chaval valiente y aguerrido que estamos acostumbrados a ver en las pantallas. 

Salvando las escasas excepciones, los referentes culturales de los chicos siguen siendo los mismos que hace décadas. Básicamente, los superhéroes. 

Thor, el superhéroe.

“Los chavales continúan con modelos estereotipados: varones metrosexuales y duros”, sentencia Anna Plans, madre activista y autora de ‘Respeta mi sexualidad. Educar en un mundo hipersexualizado’. Acostumbrada a ofrecer charlas en institutos, Plans afirma que los preadolescentes y adolescentes chicos están familiarizados con series como 'Élite' o programas televisivos como 'La isla de las tentaciones', donde el tipo de hombre y de relaciones sigue anclado en el pasado.

Los niños, los olvidados

Los niños varones son los grandes olvidados del cambio de paradigma. ¿Qué mensajes están recibiendo los chavales, dónde están sus nuevos referentes? A Ritxar Bacete, especialista en masculinidades y políticas de igualdad, le gustaría ver una película en la que los protagonistas varones no sean ni pringados 'pagafantas' ni héroes rudos.

“Los chavales continúan con modelos estereotipados: varones metrosexuales y duros”

Anna Plans - madre activista y divulgadora

decoration

“¿Por qué no puede haber un protagonista de cine que practique ballet y que, además, sea un líder nato y un seductor?”

Ritxar Bacete - experto en nuevas masculinidades

decoration

“¿Por qué no puede haber un protagonista de cine que practique ballet y que, además, sea un líder nato y un seductor?”, se pregunta Bacete. El autor de 'Aita' (Papá) y 'El poder de los chicos' asegura que empoderar a las chicas no es posible sin realizar también un cambio en ellos. Sin embargo, el investigador plantea que la sociedad actual ha ejercido “muchísima presión” en trasladar a las chicas un modelo demasiado épico. “Parece que ahora todas tienen que cambiar el mundo, todas tienen que ser rebeldes. ¿Estamos dejando a las niñas ser niñas?”, se pregunta. Bacete subraya que las chicas, efectivamente, están recibiendo un discurso pero luego, cuando crecen y se enfrentan al mundo adulto, ven una realidad que sigue, en parte, anclada en el pasado.

'Cómo entrenar a tu dragón' y 'Onward' son dos ejemplos de películas infantiles que muestran otros modelos de masculinidad. EPC

Mensajes de pancarta y trinchera

"Los cambios culturales son un proceso largo y debemos tener cuidado con los mensajes excesivamente estereotipados, de pancarta y trinchera. Tenemos que darle una vuelta a todo lo que está sucediendo. Y, sobre todo, incorporar mensajes como los cuidados, el autocuidado, el no dañar y el no dejarse dañar”, concluye. 

Mientras que la industria del cine se resiste al cambio, la del libro sí que está aportando su granito de arena. Convencidos de que “el mundo puede cambiar gracias a los cuentos que contamos y nos cuentan”, los responsables de la editorial independiente Cuatro Tuercas sacaron al mercado hace tiempo su colección de cuentos 'Ande yo valiente'. Se trata de historias libres de estereotipos, desigualdad y sexismo donde los chicos protagonistas lloran, se visten de rosa y juegan con muñecas. Este tipo de cuentos son para niños pequeños, así que el papel de las familias para continuar con ese tipo de educación y referentes es fundamental.

Plans destaca que el cambio de modelos -tanto femeninos como masculinos- tiene que asentarse en tres patas: la familia, los medios de comunicación y las autoridades políticas, que tienen que legislar. “Estamos hablando de una tarea inmensa, la de proteger los derechos de niños y niñas”, concluye la divulgadora.

Compartir el artículo

stats