Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Espacio Jorge el pediatra

El colecho a debate, la mejor opción para el sueño de nuestros pequeños

El colecho a debate, la mejor opción para el sueño de nuestros pequeños | INGIMAGE

Siempre entra en debate el hecho de si el colecho es una buena práctica o no para el sueño de nuestros pequeños.

El hecho de colechar viene desde nuestros antepasados y nuestra parte más animal, donde los mamíferos con sus cachorros comparten la zona en la que descansan por la noche.

La verdad es que tenemos la suerte de evaluar y sacar datos concluyentes a través de la ciencia de cuánta parte podemos adaptar a nuestra realidad de hoy en día de esos hábitos animales y naturales.

El colecho, en definitiva, no es más que el hecho de compartir el lecho con nuestro/s hijo/s.

El dato es que las últimas evidencias científicas nos han cambiado las recomendaciones para proteger la salud de los más pequeños.

Por ello se recomienda que nuestro bebé comparta el lecho durante los 6 primeros meses de vida y se aconseja durante el primer año.

La recomendación viene por la evidencia de que se disminuye el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante y se mejora, de forma considerable, la lactancia materna exclusiva que tantos beneficios sabemos que tiene.

De ahí que importantes organizaciones como la OMS, UNICEF y el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría apoye los beneficios de esta práctica pero siempre manteniendo unos mínimos de seguridad. Y es aquí donde está la parte más importante de las nuevas recomendaciones.

Tal y como nos explica la Asociación Americana de Pediatría, el colecho está recomendado los primeros 6 meses de vida del bebé siempre y cuando el peque tenga su propia superficie firme para dormir. Nada de sillones, butacas o hamacas.

De ahí surgen las maravillosas cunas colecho que cumplen todos los requisitos para que la nueva forma de colechar se haga de manera óptima y segura. Es algo que le explico a todas las familias que atiendo. Suelen ser familias que vienen de un mal dormir de semanas o incluso meses y están agotados. Precisamente por su agotamiento acaban con su bebé en su cama entre ellos, lo cual no les asegura una mejora en el sueño del pequeño, de hecho, la mayoría de ellos, no concluyen ninguna mejora en el sueño del pequeño.

Y es que, precisamente por su agotamiento, insisto mucho más en explicarles lo peligroso de este mal hábito. Porque, como siempre les digo, «nunca pasa nada hasta que pasa». 

Nunca es agradable hablarle a unos padres cansados, irritables y con un nivel de paciencia bajo debido a su mal dormir provocado por el mal dormir de un peque de términos como, Síndrome de Muerte Súbita del Lactante o de Asfixia Infantil.

En cuanto les explico estos términos y cómo pueden ser provocados, por compartir la cama con ellos, tengo mamás que empiezan a sentir esa culpa hormonal que se instaura en nosotras cuando nos hacemos madres, padres con lágrimas concienciados de que solamente quieren lo mejor para su pequeño y se dan cuenta de la parte peligrosa de este intento de dormir mejor.

El hecho es que nosotros dormimos con sábanas, almohadas, edredones o colchones no tan duros como necesitan nuestros bebés.

Ellos necesitan dormir en su propio colchón firme, sin sábanas ni almohadas únicamente con un saquito de dormir si sufrimos por su posible frío. La temperatura y humedad deben ser óptimas y dormir en medio de padres con su edredón o sábana puede provocar un exceso de temperatura además de los anteriores peligros mencionados.

En resumen, colechar compartiendo habitación sí, colechar compartiendo cama no, la opción de una cuna colecho es lo más recomendable porque se adapta a todas las situaciones y siempre debemos velar por la seguridad de nuestro peque.

Compartir el artículo

stats