Hace tiempo que en España está prohibido criar o tener determinadas especies de animales. Esto no es nuevo, ya en 2013 muchas de ellas se incluyeron en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, que impide que los españoles tengan mapaches, cotorras argentinas, agapornis, cerdos vietnamitas, tortuga peninsular, erizos o coatíes, entre otros animales.

Ahora, la nueva Ley de Bienestar Animal que está tramitando el ministerio de Ione Belarra amplía el listado de mascotas prohibidas en casa y restringe las permitidas. Esta norma establece unos criterios para que un animal se considere doméstico como figurar en el listado de especies permitidas, la facilidad que tiene atender sus necesidades ecológicas, fisiológicas y etológica.

También se tendrá en cuenta que esté acreditado científicamente para vivir en cautividad sin suponer un riesgo para las personas por su agresividad, veneno o tamaño, además de que no exista riesgo de que se escape, convirtiéndose en el caso de que lo haga en una especie invasora, colonizando hábitats y causando daños ambientales.

De esta manera, la lista de animales prohibidos por la Ley de Bienestar Animal es la siguiente:

  • Ratones
  • Hámsteres
  • Cobayas
  • Chinchillas
  • Conejos
  • Tortugas
  • Periquitos
  • Cotorras
  • Agapornis
  • Serpientes
  • Arañas
  • Iguanas
  • Camaleones
  • Geckos
  • Aves originarias de otros países

El objetivo principal es evitar que haya especies invasoras

La nueva normativa justifica que el hecho de que algunos animales, como el caso de los roedores, se encuentren en esta lista responde a la certeza que tienen los expertos de su "carácter invasor o que, en caso de escape y ausencia de control, supongan o puedan suponer un riesgo grave para la conservación de la biodiversidad”.

Es también el motivo por el que se excluye al conejo, que aun habiendo 1,5 millones en España en 2020, supone riesgos ambientales serios. Las tortugas, por otro lado, también se prohíben porque, según el Ministerio para la Transición Ecológica, son animales que contienen una importante cantidad de vectores patógenos, como hongos parásitos, y, por tanto, transmisores de enfermedades.

Los periquitos, por otro lado, aun siendo muy populares en los hogares, también se prohibirán por ser “especies silvestres de fauna no presentes de forma natural en España”, al igual que ocurre con las cotorras, agapornis y otras aves no autóctonas del país.

El texto legal de la Ley de Bienestar Animal se encuentra en trámites y aún no establece un listado de animales permitidos, sin embargo, deberá ser aprobado por el Gobierno en el plazo máximo de 48 meses desde la entrada en vigor de la ley.

Europa no se pone de acuerdo

Los países de la Unión Europea parecen no ponerse de acuerdo con las leyes de Bienestar Animal y es que en Bélgica acaba de aprobarse la ley y se permite tener conejos, hurones, hámsteres, ciervos, cobayas o ardillas. En Holanda, por otro lado, su ley de 2015 permite tan solo 30 animales domésticos, aunque incluyen varios tipos de roedores, así como conejos y hurones, así como jabalíes, alpacas o búfalos.