Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A la ciencia

La crisis eleva la donación de cuerpos para evitar el coste del entierro

A los dos años, la universidad paga los gastos de incineración y entrega las cenizas a los parientes

Estudiantes del área de Salud de la UJI, en la Sala de Disección, en unas prácticas para formarse como sanitarios.

Con la festividad de Todos los Santos a la vuelta de la esquina, el 1 de noviembre, los profesionales de la Sanidad dedicados a la docencia en Castellón hacen un llamamiento para pedir que se donen más cuerpos de personas fallecidas a la ciencia. Supone una contribución a la formación de futuros médicos y enfermeras; y un ahorro en cuanto al entierro, en plena inflación, dado que la Universidad asume los gastos posteriores de incineración.

La coordinadora del Programa de Donación de Cuerpos a la Ciencia de la UJI y de la Unidad de Docencia Anatómica, Alba Coret, relató que en Castellón, desde que se puso en marcha el programa, se han efectuado 51 donaciones. Son pocas, "quizás por desconocimiento de la sociedad, y más con una facultad de Ciencias de la Salud relativamente joven, con 14 años, en comparación con otras como la del País Vasco, donde ya es práctica habitual", citó.

Doctora y cirujana en el Hospital General de Castellón, Coret detalló que cuentan con un fondo suficiente para las prácticas, "pero nos llegan las donaciones justas para los estudiantes de Grado. No vamos sobrados. Tenemos alumnado de Medicina, Enfermería, Medicina del Deporte,...Si nos llegan cinco cuerpos al año lo idóneo sería duplicar, y llegar a diez. Tenemos un curso de especialización de cirugía oncológica, pero no podemos organizar otros para traumatología, ginecología, etc.".

La cifra de donaciones en 2022, por ahora, con cinco cuerpos, ronda las cifras prepandemia de seis, de 2019, tras caer en picado durante la covid, con el riesgo de contagio de fondo en aquel entonces, con una en 2020 y dos en 2021. Quien da el paso, "no sabemos si es por altruismo, motivos económicos, ambos, etc. Creemos que ha podido influir la campaña de difusión entre la sociedad y con cartelería en hospitales, el verano pasado. Intentamos potenciarlo", manifestó Coret. Sobre el procedimiento, nada más fallecer, la familia debe llamar primero a la UJI, y la universidad ya avisa a la funeraria y asume los gastos del traslado, la serología,...Desde que se fija, el periodo de utilización son dos años. Al término, se contacta con la familia, y se costea la incineración y les entregamos las cenizas. Si quieren oficiar alguna ceremonia, esto sí corre a cargo de los parientes", concluyó.

Compartir el artículo

stats