Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lo que Franco se llevó del pazo de Meirás: un cáliz, plata y la llave

Un cáliz rococó, una talla románica, la colección de abanicos de Pardo Bazán, piezas de plata y porcelana y la llave del pazo, entre los 14 bienes desaparecidos entre 1938 y 1978

Retablo del que faltan un cáliz y una talla, en la capilla del pazo de Meirás. CONCHI PAZ

La demanda de la Abogacía del Estado por la propiedad de 564 bienes del pazo de Meirás llega tarde para 14 piezas que desaparecieron de As Torres entre 1938 y 1978 y pretende, precisamente, evitar que otros elementos sufran el mismo destino: paradero desconocido. La querella va acompañada de un documento con la relación de “Piezas de Emilia Pardo Bazán desaparecidas en la etapa de Franco”.

La llave de la puerta de honor o principal de As Torres es, quizá, el más simbólico de los bienes que faltan del pazo. Destaca también que, entre los elementos vinculados a la escritora que desaparecieron en la época franquista figura un retrato de Pardo Bazán que se encontraba en la biblioteca dispuesta en el pazo por el dictador.

Un cáliz rococó francés y varias piezas de orfebrería que se encontraban en el sagrario del retablo y una imagen románica de Nuestra Señora de la Antigua, del siglo XII, que estaba ubicada en el retablo central de la capilla son los elementos de uso litúrgico de uso litúrgico desaparecidos de su ubicación original, en el pazo. Piezas de plata y porcelana del ajuar de As Torres y un aparador de estilo neogótico son los elementos que se echan en falta en el comedor. Del despacho de Emilia Pardo Bazán en la planta baja de la torre de Levante, ubicado en la que fuera “granja de Meirás” hasta 1907, faltan una mesa neogótica, dos sillas de coro con tallas en el respaldo —distintas a las dos sillas de coro que se encuentran en la pared norte de la capilla y que figuran en el inventario de la Xuntay un tapiz con el emblema personal de Pardo Bazán: una salamandra y lema De Bello Lucem.

Un bargueño —mueble de madera con cajones y adornado con labores de talla— del siglo XVII, tallas de madera que representaban a San Juan Bautista de niño y a un santo y la colección de abanicos de Pardo Bazán son los bienes ausentes del vestíbulo.

En el estudio que la escritora tenía en la parte alta de la torre de Levante se encontraba hasta, al menos, 1938 un armario para reseñas de los libros de la autora, “separando en cajones ‘Palos’ de ‘Bombos”, detalla el texto de la demanda, a partir del “informe pericial de bienes muebles del Pazo de Meirás vinculados a la familia de Pardo Bazán”. Del vestíbulo del primer piso hacia las habitaciones de la zona noroeste del pazo falta un tapiz con las armas de los Pardo-Bazán y Rúa- Figueroa —apellidos de la madre de la literata, Amalia—.

Estos bienes se encuentran en el momento presente en paradero desconocido, cuando la realidad acredita su situación física previa en el propio pazo de Meirás”, asevera la demanda de la Abogacía del Estado. Ve en la medida cautelar solicitada, denegar a los Franco que trasladen elementos de Meirás hasta que se falle sobre su titularidad, una medida “necesaria” para evitar que más piezas corran la misma suerte que las 14 desaparecidas, “con el consiguiente quebranto de unos elementos relevantes para integrar el pazo de Meirás como un lugar de memoria”.

Compartir el artículo

stats