Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad

Bruselas recomienda extender los cribados del cáncer e incluir pulmón, próstata y estómago

La Comisión Europea aconseja iniciar a los 45 años las pruebas de detección del cáncer de mama y que las mujeres de entre 30 y 65 se hagan un test de cáncer cervical cada cinco años

Un TAC en un hospital.

Sin acciones concluyentes los casos de cáncer en la Unión Europea podrían dispararse un 25% para el año 2035. La voz de alerta la lanzaba en febrero de 2021 la Comisión Europea durante la presentación de su plan europeo de lucha contra el cáncer. Año y medio después, Bruselas actualiza sus recomendaciones para mejorar la detección temprana -las actuales datan de 2003- y aumentar las tasas de cribado del cáncer de mama, colorrectal y cuello de útero. El plan también incluye por primera vez recomendaciones sobre detección de cáncer de próstata, pulmón y estómago. "Con nuestras nuevas recomendaciones, el sistema de cribado del cáncer de la UE abarcará tipos de cáncer que, en conjunto, representan casi el 55% de todos los nuevos casos diagnosticados en la UE cada año", ha explicado este martes la comisaria de Sanidad, Stella Kyriakides.

Bruselas propone a los Estados miembros ampliar el grupo de edad objetivo del cribado de cáncer de mama para incluir a las mujeres de entre 45 y 74 años -frente a la franja de edad actual de 50 a 69 años-, así como medidas de diagnóstico específicas, como resonancias magnéticas para mujeres con mamas especialmente densas. También reclama pruebas del virus del papiloma humano (VPH) a las mujeres de entre 30 y 65 años, cada 5 años o más, para detectar el cáncer de cuello de útero teniendo en cuenta el estado de vacunación contra el VPH. Así como un triaje para detectar el cáncer colorrectal en personas de 50 a 74 años, mediante pruebas inmunoquímicas fecales antes de determinar el posible seguimiento mediante endoscopia/colonoscopia. El objetivo es que el 90% de las personas que reúnen los requisitos para someterse a exámenes de mama, cuello de útero y colorrectales se beneficien de ellos para 2025.

El nuevo enfoque incluye por primera vez recomendaciones para otros tres tipos de cáncer que hasta ahora no figuraban en los planes europeos, aunque algunos Estados miembros ya disponen de programas de vigilancia. En primer lugar, pruebas de cáncer de pulmón para los fumadores y exfumadores que hayan dejado de fumar en los últimos 15 años, que tengan entre 50 a 75 años y un historial de tabaquismo de 30 paquetes al año (equivalente a fumar 20 cigarrillos al día durante 30 años). Además, Bruselas también propone prestar atención al cáncer de próstata introduciendo una prueba del antígeno prostático específico (PSA) -como un análisis de sangre- para los hombres de hasta 70 años, en combinación con una resonancia magnética adicional como prueba de seguimiento. Por último, propone comprobar la presencia de Helicobacter pylori y la vigilancia de las lesiones precancerosas del estómago en lugares con altas tasas de incidencia y mortalidad por cáncer gástrico.

Primera causa de muerte en 2035

“Nuestras nuevas recomendaciones, basadas en pruebas científicas y en la excelencia desarrollada en la investigación sobre el cáncer de los últimos 20 años, reforzarán nuestra actuación en toda la UE para actuar de forma temprana y colmar el vacío creado por el impacto del covid-19 en el diagnóstico y la atención del cáncer”, considera Kyriakides que ha cifrado en 100 millones el número de pruebas de cáncer que no se realizaron en Europa debido a la pandemia de covid-19 que paralizó los sistemas sanitarios europeos. "Tenemos que actuar ahora porque a menos que lo hagamos el cáncer se convertirá en la primera causa de muerte para 2035", ha alertado.

Según las estimaciones que maneja la Comisión Europea, 2,7 millones de personas fueron diagnosticadas de cáncer en 2020, una de cada dos personas en la UE desarrollará algún tipo de cáncer en su vida y solo la mitad de los pacientes de todos los cánceres sobrevivirá. De ahí el compromiso de Bruselas de invertir en la detección temprana de esta enfermedad. "Para cambiar esta tendencia tenemos que convertir la frase 'el diagnóstico precoz salva vidas’ en acciones. Tenemos que hacer más cribados y mejor", ha reivindicado urgiendo a los gobiernos a garantizar la igualdad de acceso a los exámenes y a velar por las necesidades de determinados grupos socioeconómicamente más vulnerables, de las personas con discapacidad y las que viven en zonas rurales o remotas. 

"Hoy en día, siguen existiendo desigualdades realmente inaceptables en materia de cribado. Por ejemplo, la cobertura de la población objetivo oscila entre el 6% y el 90% para el cribado del cáncer de mama y entre el 20% y el 70% para el cribado del cáncer colorrectal", ha recordado Kyriakides que ha cifrado en 100 millones de euros la financiación de Bruselas para mejorar la detección precoz y programas de cribado. La recomendación también introduce un seguimiento sistemático regular de los programas de cribado, a través del Sistema Europeo de Información sobre el Cáncer y el Registro de Desigualdades en Materia de Cáncer, campañas de comunicación para concienciar a la población y requiere a los Veintisiete que informen sobre la aplicación de las recomendaciones de forma regular.

Compartir el artículo

stats