Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge el pediatra

Terrores nocturnos

Cuando terminen, seguirá durmiendo tranquilamente. | INGIMAGE

Muy buenas de nuevo familias, hoy vamos a hablar del fascinante mundo de los terrores nocturnos. Para aquellos que tengáis peques en casa, o los hayáis tenido en casa por la noche, es una experiencia que, si no se sabe un poco sobre ello, puede estresarnos bastante, y ser testigos de una situación que, incluso, nos puede resultar desagradable.

¿Qué son exactamente?, son situaciones en las que el peque, de estar dormido, pasa a una situación donde se «despierta», con gritos, muy altos, agitación, definido en muchas ocasiones por la familia como «si estuviera poseído…» Cuando nos acercamos para consolarlos nos rechazan, empujan, a gritos, sudorosos, con la mirada perdida (lo cual acojona a los padres), en ocasiones con frases del tipo «¡hay monstruos!», «¡mira, arañas!»

Vamos, un numerito en mitad de la noche. En estas situaciones, ¿qué debemos hacer? El instinto nos indica, en la mayoría de los casos, por no decir siempre, despertarlos. Por eso escribía con comillas «despierta». Mejor no hacerlo por dos razones fundamentalmente, la primera porque es muy difícil conseguirlo, nuestr@ pequeñ@ está muy metido en el terror nocturno, está en una fase del sueño llamada no rem. Si intentamos despertarlos, aparte de que nos va a costar, durante el proceso nuestr@ hij@ puede llegar a ponerse más «violento», gritando más, apartándonos con más fuerza, vamos… que no le vamos a ayudar en nada. Entonces, ¿qué hacemos? Va a sonar raro, pero mejor no hacer nada. Le observaremos para que no se haga daño con nada, y en aproximadamente 10 minutos, parará y volverá a dormir. En contra de las pesadillas y los sueños, los terrores nocturnos nunca se recuerdan, así que el pequeño o la pequeña, al día siguiente estará como si nada, totalmente descansado, en contraste con tus ojeras por la nochecita tan peculiar que os ha hecho pasar.

Puede que os preguntéis, ¿esto sucede a todas las edades?, ¿le sucede a todos los niños? Normalmente sucede a partir de los dos años, en ocasiones un poco antes, y no le sucede a todos. Es por algún trauma, ¿algo que hemos hecho mal? Para nada, no está relacionado con ninguna mala experiencia, aunque hay algunos autores que lo relacionan. Realmente es debido a la maduración normal de nuestro cerebro, a una evolución, digámoslo así. Sí es cierto que, a pesar de ser parte de una evolución normal, podemos encontrarlos con más frecuencia durante procesos febriles, cansancio extremos, viajes largos donde hay cambios horarios…

En resumen, es algo totalmente benigno, tardará unos minutos en desaparecer sin tener que hacer nada, no intentéis despertarlos, porque puede empeorar la situación, ya que no solo está profundamente dormido, si no que, si conseguimos despertarlo, se pillará un buen rebote. Simplemente observarlo para que no se haga daño. También es importante que si dejáis al peque a dormir alguna noche con los abuelos, por ejemplo, avisadles de que puede suceder para que, al menos, no lo pasen muy mal en caso de ser testigos de un fenómeno que algunos describen en tono de broma como paranormal, porque aunque parezca que está poseído no lo está.

Espero que hayáis encontrado de interés este tema. Para cualquier aspecto relacionado con el cuidado de la familia nos podéis encontrar por whasapp en el 667719202 o en la web www.espaciojorgeelpediatra.com, donde mis compañer@s podrán ser de gran ayuda, en este caso, precisamente, Alicia Marqués, asesora del sueño, hace mejorar la calidad de sueño y de vida de muchos de nuestros pacientes.

Compartir el artículo

stats