Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Redes Sociales

Marta Roig: "Las redes me han ayudado a no pasar vergüenza si salgo sin pañuelo a la calle"

La joven mallorquina ha dado a conocer su historia en TikTok frente a millones de personas y está triunfando con su nueva marca de joyas, Asteria Accessories

Marta Roig posando para su marca de joyas, Asteria Accesories.

El cáncer llega cuando menos te lo esperas. En algunos casos, por partida doble. Marta Roig, una joven mallorquina de 18 años, tenía 9 cuando la leucemia puso una pausa en su vida. Dos años de lucha más tarde, su familia respiró aliviada. Ahora, nueve años después, se repite la misma pesadilla. Sin embargo, arropada por los suyos y una madurez inusual para su edad, ha encontrado un rincón donde relajarse en su nueva marca de joyas, Asteria Accessories, donde une su pasión por la fotografía y sus ganas de crear. Además, se ha convertido en todo un ejemplo de superación y visibilidad en las redes sociales. 

"Cuando era pequeña fui al Centro de Salud de Campos porque me encontraba muy mal. Me mareaba y veía negro. Pensaban que podría ser apendicitis pero me hicieron las pruebas por si acaso. Ese mismo día me ingresaron y, al cabo de una semana -porque no es una noticia que te puedan decir en un día- les dijeron que me tenían que trasladar a Son Espases porque era el mejor sitio donde tratar el cáncer. Con 9 años, yo sabía qué era el cáncer, había escuchado hablar de él, pero a mis padres les preocupaba que no lo entendiera al 100% y me lo explicaron. Estuve dos años luchando y, ahora, nueve años después, aquí estamos", relata.

El cáncer marcó su infancia y su forma de ver la vida. "Con 9 años, tener que aprender tantas cosas te hace madurar. Te hace ver que cosas a las que les damos mucha importancia, en realidad, no la tienen. Cuando me pasa algo, pienso en que he pasado por cosas peores y que no merece la pena quejarse. Es mejor vivir la vida", reflexiona. Y con esas ganas de aprovechar cada segundo para crear y estar con la gente que la quiere, está afrontando este segundo reto.

Un reto que llegó a las puertas de sus exámenes de selectividad. "Ingresé por leucemia justo antes de selectividad. Ha sido un año académico en el que me he esforzado mucho. No pude estudiar para selectividad porque no me veía con fuerzas, estaba muy mal, de lo peor que había estado nunca. Hablé con la profesora del aula hospitalaria de Son Espases y me animó a examinarme. Yo no me veía capaz, quería esperar a la segunda convocatoria, pero mis doctores me decían que no sabía cómo estaría el siguiente mes. Al final me fue muy bien, la hice en el hospital y saqué un 12,032. Entre examen y examen tenía que dormir. Quería estudiar Publicidad y Relaciones Públicas en Barcelona pero no podré entrar este año, me tengo que curar antes", afirma la campanera.

Porque con este tipo de diagnósticos el futuro es incierto. Si bien una cosa sí que tiene clara: que con el apoyo de su familia, de sus amigos y de su novio, saldrá de esta. Esta vez asegura que repetir el proceso "será duro" pero que está "tranquila": "Ya he pasado por esto, sé a lo que me someto". 

Mientras tanto, no se queda parada y ha encontrado una nueva pasión en Asteria Accessories, su nuevo proyecto creativo alrededor de la bisutería artesanal: "La marca nace de que paso en casa mucho tiempo. Ya estaba cansada de mirar series, de estar con el móvil, y me dolía la cabeza. Necesitaba hacer algo más material. Empecé dibujando, aunque no sea lo que se me da mejor (risas), y un día mi madre me dio la idea de hacer alguna pulsera o algo. Compramos material, me entretenía, me relajaba y, como vi que gustaba, decidí hacerlo más grande. Voy juntando piezas y viendo qué queda mejor. Ahora, para la colección de verano, me inspiro en colores frescos", cuenta la joven. Esta iniciativa le ha permitido, además, conectar su pasión por la fotografía, que juega un papel fundamental en su vida desde hace dos años: "Empecé hace un par de años y me considero una obsesionada de la fotografía".

Además de estar arropada por los suyos, en las redes ya la apoyan más de 200 mil personas. Su video más visto en TikTok acumula casi 20 millones de reproducciones, donde comparte el momento en el que se corta el pelo tras sus primeras sesiones de quimioterapia. Otro momento emotivo que triunfó en todas las pantallas de España fue cuando sus mejores amigas le trajeron la graduación de Bachillerato al hospital, ya que ella no pudo estar presente en la ceremonia. Como esos, más de una decena de videos en los que muestra su proceso están recibiendo miles de muestras de cariño. 

Unas publicaciones que la han situado como un referente de superación y visibilidad en la comunidad virtual. "Las redes sociales son muy importantes para dar visibilidad a este tipo de enfermedades. No solo sirven, además, para concienciar y enseñar mi proceso a la gente si no que son una forma de sentir el apoyo de la gente. Son una forma de normalizar, también, consecuencias de la quimio como la caída del pelo, de no pasar vergüenza si salgo a la calle sin pañuelo. En la sociedad, cuando no tienes pelo eres diferente", sentencia Marta Roig. 

Una joven madura, decidida y creativa, con su sonrisa por bandera. Para las personas con leucemia, tiene claro el mensaje: "No hay que guardarse todo lo malo".

Compartir el artículo

stats