Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Revisión del Patrimonio Cultural

Expertos en arte exigen un examen urgente del apóstol de la puerta de la iglesia de Santiago

Los técnicos de Patrimonio Cultural de la Xunta visitarán este miércoles el templo para evaluar los daños de la imagen y ofrecer asesoramiento

Brecha en el rostro de Santiago Apóstol. VÍCTOR ECHAVE

La cara y el cuello de la imagen de Santiago Apóstol que está en la jamba izquierda de la puerta de entrada de la iglesia de Santiago están resquebrajadas. A pesar de que el párroco del templo, Andrés García, dio parte hace ya unas semanas, tanto a la Xunta como al Arzobispado de Santiago de esta situación, no fue hasta este martes —el mismo día que este diario informó de los daños en la imagen—, cuando los técnicos de Patrimonio del Ejecutivo gallego se pusieron en contacto con la iglesia para evaluar los daños detectados en la figura del apóstol.

Expertos en arte hacen hincapié en la importancia de que las instituciones hagan un examen urgente del estado de esta estatua, para evitar que se degrade más e, incluso, que se llegue a caer. El museólogo —y miembro de la Real Academia de Bellas Artes y de la Asociación de Amigos dos Museos de Galicia— Felipe Senén explica que urge que los técnicos especialistas en patrimonio acudan a la iglesia para hacer un diagnóstico, “como se hace con un enfermo” de la situación actual de la imagen, y que, “inmediatamente” tomen medidas para evitar su deterioro, ya que no frenar a tiempo estas grietas puede producir graves daños en esta escultura. Poner un soporte a la estatua y proteger la entrada, ya que por esa puerta pasan feligreses y visitantes, son algunas de las soluciones que proponen los expertos.

Los técnicos de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural de la Xunta acudirán hoy a la iglesia más antigua de la ciudad para “evaluar la grieta comunicada por el párroco y para ofrecer asesoramiento técnico” sobre ella.

El arquitecto José Ramón Soraluce, que forma parte de la Real Academia de Belas Artes y es miembro electo del Instituto José Cornide de Estudios Coruñeses, indica que esta figura sufrió otras intervenciones anteriores, ya que cuando se construyó el templo —en el siglo XII— su estructura y su estilo eran románicos; después, con la llegada del gótico, se amplió y se elevó la entrada para hacer un arco apuntado y eso derivó en que las figuras que flanquean la puerta se colocasen ahí, aunque, en principio, esa no fuese su ubicación.

Sobre cuáles pueden haber sido las causas del deterioro de esta imagen, Soraluce explica que pueden ser muchas, desde que haya cedido el suelo hasta la llamada “enfermedad de la piedra”, que afecta a muchas de las imágenes de granito que hay en Galicia y, sobre todo, a las que están instaladas en las zonas costeras, ya que la contaminación y el salitre agravan y aceleran el deterioro que sufren estas piezas.

“Para que no se degradase más habría que llevársela a otro lugar”, dice Soraluce, aunque hace hincapié en la necesidad de que los técnicos realicen un examen del estado de la imagen para decidir cuáles son las medidas que se deberían tomar para garantizar su conservación.

Felipe Senén lamenta que la de la imagen de Santiago no es la única pieza que está sufriendo daños por la falta de mantenimiento y apunta a que existen otras “víctimas” de la falta de inversión en la conservación del patrimonio, entre ellas, el edificio de la Casa Consulado, el escudo de la puerta de San Miguel, las puertas laterales de la iglesia de Santa María do Campo e, incluso, el castillo de San Antón.

Felipe Senén alerta de la importancia de salvar esta figura, ya que la iglesia es Bien de Interés Cultural desde agosto de 1972 y de que es un templo clave en el Camino de Santiago.

Sin respuesta de Xunta y del Arzobispado

Especialistas en arte indican que la imagen, que tiene un libro en la cabeza y la mano en el pecho, fue retocada en ocasiones anteriores y que los métodos utilizados no fueron los más adecuados. Soraluce indica que las espaldas de las imágenes no coinciden con el lugar en el que están colocadas, por lo que los estudios que se han realizado del templo y de su evolución apuntan a que estas esculturas estaban inicialmente en otro lugar y que, después, se utilizaron para adornar la puerta de entrada a la iglesia y para completar la imagen de Santiago a caballo del tímpano.

Compartir el artículo

stats