Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud mental

Las universidades valencianas detectarán a alumnos con ansiedad y depresión

Los nueve campus públicos y privados de la Comunidad Valenciana se unen para mejorar la salud mental de los alumnos, gravemente afectada tras más de dos años de pandemia

Reunión este viernes de la Comisión Interuniversitaria de la Salud Mental de la Comunidad Valenciana. / JOSE NAVARRO

El objetivo es detectar si un alumno sufre un problema de depresión o ansiedad y actuar a tiempo. Las nueve universidades públicas y privadas de la Comunidad Valenciana y la Generalitat se han unido con el objetivo de prevenir y mejorar la salud mental de los estudiantes, muy castigada después de más de dos años de pandemia. A lo largo de los próximos meses se articularán acciones concretas, que pasan, entre otras, por formar al profesorado en la detección de casos, hacer campañas de prevención e incrementar el personal que pueda atender estas situaciones.

Y es que los jóvenes son los más afectados por los problemas de salud mental que ha dejado la pandemia. “Estamos asistiendo en los últimos años a una serie de traumas colectivos: la pandemia, la guerra en Europa, la crisis económica, la emergencia climática… problemas que se van cronificando y provocan un aumento de los problemas de salud mental en determinados colectivos, como los niños, los jóvenes o los mayores en soledad”, explica Rafael Tabarés, comisionado de Presidencia de la Generalitat para el Plan Valenciano de Acción para la Salud Mental. Problemas de ansiedad, de depresión e intentos de suicidio están al alza y de ahí que la universidad sea el espacio más idóneo para detectar estos problemas y atajarlos a tiempo.

Tras una primera reunión celebrada este viernes entre los representantes de todas las universidades valencianas se ha acordado realizar un informe sobre cuál es la situación exacta de cada universidad, conocer sus protocolos y tener la capacidad para hacer una auditoría que permita valorar las actuaciones que se están realizando para obtener un certificado que garantice un mínimo de recursos. El objetivo es que cada una de las universidades cuente con una cartera mínima de recursos para atender problemas relacionados con la salud mental de sus alumnos, profesores o trabajadores. Tabarés señala que esta es una iniciativa totalmente pionera en España.

Estudiantes en uno de los campus universitarios de la Comunidad Valenciana. / JM LOPEZ

“Queremos trabajar en varios ejes, y el primero serán las acciones que tienen que ver con la prevención y la promoción de hábitos saludables”, sostiene Pilar Ezpeleta Piorno, directora General de Universidades. También en la formación del personal en la universidades “para que pueda detectar a tiempo casos de acoso o de depresión”. Iniciativas que se van a poner en marcha en colaboración con los estudiantes, a través del Consejo Interuniversitario Valenciano de Estudiantes.

Por parte de la Universidad de Alicante, acudió a este primer encuentro José Ramón Martínez Riera, director del Secretariado de Universidad Saludable de la UA y presidente del Comité de Seguridad y Salud, quien desgranó algunas de las acciones que está desarrollando la institución encaminadas a garantizar ese bienestar emocional de la comunidad universitaria. “Se ha nombrado a un delegado rectoral para la atención psicológica y resiliencia y de manera paralela trabajamos en el desarrollo del proyecto de Universidad Saludable”.

La institución también está llevando a cabo en estos momentos una evaluación del bienestar psicológico de los estudiantes y de sus estilos de vida, “que nos permitirá tener una foto para después actuar”. También está previsto que en septiembre se refuerce el equipo de psicólogos del Consejo de Atención al Estudiantes con tres profesionales. La UA también va a introducir observadores y mediadores para mejorar la convivencia en el campus, entre otras acciones. En definitiva, resume Riera “se trata de promocionar la salud como eje principal desde la participación de toda la comunidad universitaria y con una perspectiva de equidad”.

Desde la UMH, José Antonio García del Castillo, Catedrático Psicología de la Salud y Director Instituto de Investigación de Drogodependencia destaca la importancia de que se preste asistencia a los alumnos con problemas. “La salud mental es el patito feo de la sanidad, porque son procesos lentos y terapias largas, pero aún así hay que brindar los recursos necesarios y tratar de llegar al máximo de personas que los necesiten”. García del Castillo también pone el acento en prevenir estos problemas para que no lleguen a desbordar al alumno y hace hincapié en cómo la pandemia ha afectado a los jóvenes. “Los estudiantes han tenido que vivir sus primeros años de universidad, que son maravillosos, encerrados en sus casas y sin poder reunirse con sus amigos. Hay que tener mucha fortaleza mental para no venirse abajo”. 

Compartir el artículo

stats