Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Testimonio

“Hago porno libremente; nos quitan la libertad de expresión”

Una viguesa que gana 2.000 euros al mes en OnlyFans clama contra el cambio legal que prohibiría cobrar por contenidos para adultos

Eva Grandal. José Lores

Una enfermedad la dejó sin poder trabajar y las redes sociales se convirtieron en sus redes de salvación. La viguesa Eva Grandal, que según su propio testimonio gana entre 2.000 y 3.000 euros al mes con contenidos para adultos en el portal de suscripción OnlyFans, clama contra la proposición de ley del PSOE que la dejaría sin sustento económico. “Lo hago libremente –asegura a FARO, diario integrante del grupo Prensa Ibérica al igual que este medio–. Nos quieren quitar la libertad de expresión, censurarnos. Y esto es solo el principio, terminarán poniéndonos un burka”, expresa la mujer, de 38 años, sobre lo que considera una “ley puritana”.

Eva es Evita Camila en OnlyFans y en TikTok, red social de vídeos breves donde en solo un año de actividad ha sumado más de 600.000 seguidores. Comenzó en esto de los contenidos audiovisuales hace seis años en YouTube, donde compartía vídeos de maquillaje, consejos y opiniones. Así comenzó también en TikTok sin resultados destacables, hasta que decidió hacer algo diferente, realizar vídeos de maquillaje exagerados y llenos de humor, así como parodias y coreografías que a menudo tienen a la ciudad de Vigo como escenario. “Conseguí millones de reproducciones”, comenta. Así es: su vídeo más exitoso, titulado “maquillaje chica EMO argentina”, tiene 3,7 millones de visionados. Su página acumua centenares de vídeos, una decena de ellos con más de un millón de reproducciones. Casi ninguno baja de 10.000. Pero este portal de origen chino, que le otorga mucha visibilidad, apenas le aporta unos cien euros al mes. Y YouTube, alrededor de cincuenta.

Lo que marca la diferencia es OnlyFans, portal donde se adentró hace un año. “Tengo entre 300 y 500 seguidores, dependiendo del mes”, explica. Todos pagan una suscripción de 6,99 euros al mes, o un paquete de 2 o 3 meses con descuento, lo que le reporta unos ingresos brutos mensuales de entre 2.000 y 3.000 euros. Todo legal, ya que Eva es autónoma y, bajo el asesoramiento de una gestoría, paga los impuestos y cotizaciones correspondientes.

El contenido para adultos –erótico o pornográfico– es lo que le permite a Eva Grandal poder “vivir sin depender de nadie”, como ella misma defiende. Tiene también página propia en el portal pornográfico PornHub, que le reporta entre 200 y 300 euros al mes.

“No hago nada malo –argumenta–. Es un contenido para mayores de 18 años; tienes que verificar tu perfil con tu DNI, y quien quiera acceder a él tiene que dar sus datos personales y su tarjeta”, dice Eva sobre OnlyFans, aunque los contenidos de PornHub y otros portales para adultos carecen de controles efectivos que impidan el visionado por parte de menores. En cualquier caso, la viguesa denuncia la “doble moral” de los políticos que promueven esta iniciativa legislativa, presentada por el PSOE y que contaría con el apoyo del PP. “Seguro que los políticos lo consumen –critica–. Una persona adulta debe tener libertad para mostrar su cuerpo libremente”.

La norma que presentó el PSOE el pasado 27 de mayo pretende modificar el Código Penal vigente, de 1995, para “prohibir el proxenetismo en todas sus formas”. Para ello dejaría fuera de la legalidad toda producción audiovisual con contenido sexual, lo que incluye el cine porno y los contenidos de este tipo en internet, incluido OnlyFans. Se penaliza “el hecho de convenir la práctica de actos de naturaleza sexual a cambio de dinero”.

Esto es algo contra lo que claman muchas mujeres con perfiles en OnlyFans, pero pocas dan la cara. FARO ha contactado con otra influencer gallega que tiene página de OnlyFans, sin obtener respuesta hasta el momento. Sin embargo, Eva Grandal no tiene problema en mostrarse y manifestar que su actividad “no tiene nada que ver con la prostitución ni con el proxenetismo”, y que no la controla ninguna “mafia”. “En ‘Cincuenta sombras de Grey’ hay mucho erotismo. ¿Lo van a prohibir también? Esta censura va a ir a más”, vaticina.

La adopción de las redes sociales como modo de vida surgió hace dos años, por la pandemia. Se diría que los vídeos virales le permitieron esquivar el virus. “Tuve que dejar de trabajar de peluquera por un problema en los pulmones, y quería ganar dinero sin exponerme al coronavirus”, explica. Esa enfermedad de la que aún se está recuperando la tuvo de baja, y cuando ésta se acabó decidió empezar a cobrar en OnlyFans. De esto hará en agosto dos años. Soltera y sin hijos, tomó esta determinación, comenta, para no tener que depender de su familia, que le apoya en todo: “Son muy tolerantes y no se meten en mi vida. Me dicen que está bien mientras no haga daño a nadie ni cosas ilegales”.

Eva, que en unos días cumplirá 39 años, dice ser extremadamente tímida y sensible, lo que le dificulta establecer relaciones con otras personas. Hasta sospecha que tiene algún trastorno del espectro autista, aunque nunca ha sido diagnosticada. Nadie inferiría nada de esto viendo sus vídeos de TikTok, en los que aparece en la calle peatonal del Calvario, en el centro de Vigo, bailando con un desconocido, o bromea en medio de la playa de Samil fingiendo que es Miami Beach.

Buena parte de sus cientos de miles de seguidores viven en Latinoamérica y Estados Unidos, y no pocos los ha ganado gracias a interacciones con célebres youtubers como El Rubius y Wismichu. Eva Grandal no descarta seguir los pasos del Rubius y AuronPlay y marcharse de España. “Me lo he planteado; como siga esto de la censura me iría a Portugal o a Andorra”, admite la viguesa, que en el país pirenaico se ahorraría, además, un buen porcentaje de impuestos. No hay mal que por bien no venga.

Compartir el artículo

stats