Los trabajadores de la aerolínea Ryanair han convocado seis jornadas de huelga en todas sus bases en España desde el 24 de junio.

La plantilla exige negociar unas condiciones de trabajo dignas y unos derechos laborales básicos, ya que, por ejemplo, no tienen derecho a los 22 días laborables de vacaciones anuales ni a los 14 días nacionales.

Por ello y después de que una reunión de mediación entre Ryanair y los sindicatos USO y Sitcpla terminase sin acuerdo, los días 24, 25, 26 y 30 de junio y el 1 y 2 de julio se producirá un paro de la aerolínea.

Qué debo hacer si me veo afectado por la huelga

Esta huelga afectará a cientos de turistas que tienen planeado viajar a España y también perjudicará a todos los residentes que tengan vuelos durante los días mencionados. Por ello, compartimos los derechos de los pasajeros de Ryanair en caso de cancelación, retraso o denegación de embarque, según el Reglamento (CE) n.º 261/2004 de Ryanair:

Indemnización

Si se deniega el embarque a los pasajeros de forma involuntaria o se cancela el vuelo (mientras no concurran circunstancias extraordinarias), los pasajeros tendrán derecho a percibir los importes siguientes en concepto de indemnización:

  • 250 € por todos los vuelos de 1500 km o menos
  • 400 € por todos los vuelos intracomunitarios de más de 1500 km y el resto de vuelos de entre 1500 km y 3500 km.

Estas indemnizaciones solo serán abonadas en un 50% si la aerolínea puede ofrecer una ruta alternativa y la hora de llegada de dicho vuelo se encuentra dentro de dos horas posteriores al vuelo original (1500 km o menos) y tres horas posteriores al vuelo original (intracomunitarios de más de 1500 km y el resto de vuelos de entre 1500 km y 3500 km).

Reembolso

También tendrán derecho al reembolso o a hacer runa ruta alternativa y los pasajeros podrán elegir entre:

  • Un reembolso del coste íntegro del billete en el precio al que se compró.
  • Una ruta alternativa hasta el destino final, en condiciones de transporte comparables, lo más rápido posible.
  • Una ruta alternativa hasta el destino final, en condiciones de transporte comparables, en una fecha posterior que convenga al pasajero, en función de los billetes disponibles.

Derecho de asistencia

Ryanair también se compromete a ofrecer, en caso de cancelación o retraso de más de dos horas:

  • Comidas y refrigerios, en una medida adecuada al tiempo de espera, siempre y cuando no se retrase en mayor medida la salida del vuelo;
  • Dos llamadas telefónicas, télex o mensajes de fax o correos electrónicos
  • Alojamiento en un hotel, en los casos que requieran pernoctar una o más noches, o si fuera necesaria una estancia adicional a la prevista por los pasajeros
  • Transporte entre el aeropuerto y el lugar de alojamiento (hotel u otros)

El Reglamento (CE) n.º 261/2004 especifica que "si Ryanair no hubiera ofrecido la asistencia especificada anteriormente a pesar de la obligación de hacerlo, por causas que escapen a su control efectivo, Ryanair reembolsará a los pasajeros los gastos que hayan sido necesarios, razonables y apropiados, demostrados mediante recibo". 

Excepciones

En el reglamento, Ryanair también especifica que puede denegar la indemnización por cancelación de vuelo si:

  • Se les ha informado acerca de la cancelación con al menos dos semanas de antelación a la hora de salida prevista
  • Se les ha informado de la cancelación con entre dos semanas y siete días de antelación a la hora de salida prevista y se les haya ofrecido una ruta alternativa que les permita salir no más de dos horas antes de la hora de salida prevista y llegar a su destino final menos de cuatro horas después de la hora de llegada prevista
  • Se les haya informado de la cancelación con menos de siete días de antelación a la hora de salida prevista y se les haya ofrecido una ruta alternativa que les permita salir como máximo una hora antes de la hora de salida prevista y llegar a su destino final como máximo dos horas después de la hora de llegada prevista
  • Ryanair puede demostrar que la cancelación se debe a circunstancias excepcionales que no se hubieran podido evitar, aunque se hubieran tomado todas las medidas razonables, entre las que se incluyen, pero no de forma exclusiva, las causas de inestabilidad política, precaución y seguridad, condiciones meteorológicas, conflicto laboral, y fallo o retraso del servicio de control del tráfico aéreo.