Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asuntos propios

Matías Prats Jr., periodista: "Me da vergüenza ver mi novela en las estanterías"

El tercero de la mítica estirpe de comunicadores habla sobre su novela, sus ambiciones profesionales y su vida personal

Matías Prats Jr.

Ser el tercero de una estirpe es un lugar incómodo. Si además se trata de la de los Matías Prats, con un abuelo que cantó el gol de Zarra, y un padre que nos ha relatado en directo acontecimientos históricos –y se ha convertido en icono pop–, la cosa se pone peluda. Pero ahí está Matías Prats Jr. (Madrid, 1985), defendiendo los deportes de los informativos de Telecinco de fin de semana y debutando como novelista con 'El futuro que olvidaste' (Harper Collins), donde desfilan el periodismo, la cara B del deporte, el amor y la salud mental. Marca discretamente las diferencias.

¿El Prats más heterodoxo?

Ya ve. Después de dos maestros, va el chaval y se atreve con la novela.

¿Y eso?

Siempre he sido un buen lector, pero la verdad es que solo soy un periodista que ha escrito una novela. La etiqueta de escritor me viene grande.

Tiene 37 años. Puede guardar la modestia en el cuarto de las escobas.

No es impostado. Hay periodistas más válidos que yo, y no digamos escritores. Me da vergüenza ver mi novela en las estanterías de las librerías. Me cuesta darme bombo.

"Me da vergüenza ver mi novela en las estanterías de las librerías. Me cuesta darme bombo"

decoration

Igual es hora de 'matar al padre'.

¡Al revés! A mi padre nunca le he oído decir "soy el número uno". Siempre le he visto un tío sencillo y humilde, un buen compañero, y le ha ido muy bien. Le admiro por eso y procuro imitarle.

¿Le ríe los chascarrillos?

Los que me hacen gracia, que son casi todos. Pero él es aún más divertido de puertas para adentro.

La saga de los Prats es un buen material literario. ¿Qué historia saldría?

Una historia de trabajo y admiración. Mi abuelo salió de un pueblo de 5.000 habitantes [Villa del Río, Córdoba] y nadie le regaló nada. Yo, desde que nací, le quise imitar.

¿Le vio sin gafas alguna vez?

No se quitaba el traje –salvo para dormir–ni las gafas de sol aun dentro de casa. Era formal y tenía fotofobia.

El abuelo, Matías Prats, junto a José María Pemán, en 1974. EFE

Imponía un poco, la verdad.

Imponía su vozarrón. Tenía un carácter fuerte, sí; pero ya le pillé tierno. Atisbó temprano que yo quería ser periodista y me fue modelando a su antojo, poniéndome a prueba. A los 15 años practicaba delante de un espejo para poder entrevistarlo.

"Mi abuelo atisbó temprano que yo quería ser periodista y me fue modelando a su antojo"

decoration

Si él fue «la voz de la España del fútbol y los toros», usted es...

Mi generación está entre la del periodismo arriesgado y valiente que coincidió con el nacimiento de las teles privadas y la de las redes sociales, la inmediatez y el clic fácil. Estamos ahí, como perdidos. Llegando a los 40, cuesta conectar con los jóvenes, cuyos ídolos son Ibai Llanos y la gente del Twitch.

Usted tiene redes, y las usa.

A veces mi padre me dice que no me meta en líos, y yo le explico que la época exige que los periodistas nos mojemos más. Por ejemplo, siempre digo que soy del Atlético de Madrid, pero el periodismo de bufanda no me gusta. Y desde mi espacio de Telecinco intento ser un altavoz del deporte femenino, porque hay nivelazo, talento, fuerza. Se lo merecen.

"Desde mi espacio de Telecinco intento ser un altavoz del deporte femenino, porque hay nivelazo"

decoration

El protagonista de su novela es un periodista que se siente desmotivado. ¿Es usted?

Rodrigo y yo compartimos manías, como odiar el café o ponerse de los nervios cuando está en un atasco. Y en las relaciones personales, como él, soy de tener pocos amigos y de estar en casa. Pero en el trabajo, a él se le ha apagado la llama y yo estoy cumpliendo un sueño.

¿Cómo anda de ambición?

Ambiciono ser un periodista más completo, atreverme con otros desafíos, salir de mi zona de confort. Llevo muchos años preparándome por si, en algún momento, puedo dar el salto a la información general, o ser un corresponsal en alguna ciudad, o moderar un debate. No me veo con 70 años en los deportes.

"Ambiciono ser un periodista más completo, salir de mi zona de confort"

decoration

¿Qué tal un 'reality' familiar tipo 'Las Kardashian'?

¿Ve a mi padre en un formato así? Es muy celoso de su intimidad, y yo también.

Aparte de su (antigua) relación con Sara Carbonero, ¿alguna intimidad a compartir?

Hablo catalán en la intimidad.

Paternidad: "Digamos que tengo el balón y quiero ganar el partido"

decoration

¡Qué me dice!

Aprendí el himno del Barça con 7 añitos y como he tenido novias catalanas, lo he ido practicando. 

¿Actualmente tiene 'profesora'?

Estoy ocupado, sí. Ella me descubrió Sant Antoni de Calonge, que sale en la novela.

¿A por el Matías Prats IV?

Digamos que tengo el balón y quiero ganar el partido.

Compartir el artículo

stats