Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Curiosidad

Rita Barbera (italiana y sin acento) se presenta para ser la alcaldesa de Palermo

La ciudad siciliana tendrá a un conocido nombre valenciano como candidata a la alcaldía

La otra Rita Barbera.

Palermo podría tener a Rita Barbera como su futura alcaldesa. Los carteles electorales que ya están colocados por la ciudad dan buena prueba de ello. Pero no, no hay que buscar ninguna explicación paranormal, ni de viajes en el tiempo, ni siquiera de familiares cercanos con los que comparte nombre en torno a la excaldesa para explicar la situación.

Tampoco hay un error de ortografía en el nombre ni a quien escribe se le ha olvidado por las prisas incluir el acento. La Rita Barbera que puede situarse como la principal responsable local en Palermo se escribe sin acento y pronunciándose como una palabra llana, es decir, con la tónica en la penúltima sílaba, cambiando la entonación con la que se mencionaba a la exmunícipe de la capital del Turia.

La Rita Barbera italiana es una política local con recorrido de varios años. Ha sido directora de dos cárceles de la ciudad durante trece años, tarea de la que se ha jubilado hace tres años y tras la que da un paso para presentarse a las elecciones.

Su candidatura es diferente a la de la Barberá valenciana. Se presenta con una agrupación de movimientos ciudadanos, alejada de los grandes partidos, y en un espacio de centroizquierda. "Me postulo a la alcaldía en el desierto del centroizquierda", dice en una entrevista en el medio italiano Repubblica.it.

Su paso adelante ha permitido volver a ver un nombre tan evocador en tierras valencianas situado en un cartel electoral, algo que a algún turista de la capital del Turia le puede haber retrotraído en el tiempo y plantearse si ha sufrido algún tipo de tránsito espacio-temporal.

Las elecciones serán en unas semanas y todavía falta saber si igual que el hábito hace al monje, el nombre hace al político. En este caso, a la política, y consigue no solo hacerse con la vara de mando sino revalidar su poder durante 20 años.

Compartir el artículo

stats