Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

Decisión pionera en la Universidad de Oviedo: aplazan un examen a una alumna al sufrir una regla dolorosa

“Hay mujeres que lo pasan muy mal con el periodo; no dudé en aceptar la petición de retrasar la prueba”, afirma el decano de Filosofía y Letras

Campus del Milán de la Universidad de Oviedo, donde se ha adoptado la pionera medida de reprogramar un examen a una alumna que padecía una regla dolorosa.

Una alumna de la Facultad de Filosofía y Letras ha conseguido algo casi histórico en la Universidad de Oviedo: que le reprogramen un examen por sufrir una regla dolorosa. El decanato del campus del Milán aceptó la petición de la estudiante de retrasar la prueba al presentar justificante médico sobre su dolencia. “Hay mujeres que lo pasan muy mal con el periodo menstrual y en esas condiciones no pueden someterse a una evaluación. Si me presentan un justificante médico, ¿cómo no lo voy a entender?”, explica sobre su decisión el decano de Filosofía y Letras, José Antonio Gómez. En sus seis años largos de mandato, asegura, no había atendido antes un caso similar. “Pero no lo dudé por el justificante”, apostilla.

La estudiante en cuestión está en primer curso del grado de Estudios Ingleses, que se imparte en Oviedo, y el examen afectado es de la asignatura de “Literaturas del Reino Unido e Irlanda”. Lo tenía fijado en un primer momento para el día 10 y, finalmente, por acuerdo con las profesoras de la materia, lo realizará hoy. El decano José Antonio Gómez se acogió, para aceptar su solicitud, al artículo 15.1 del acuerdo de 17 de junio de 2013 del Consejo de Gobierno de la Universidad, por el que se aprobó el reglamento de evaluación. Dice así: “En aquellos casos en los que un estudiante acredite documentalmente ante el decano o director del centro que no ha podido asistir a la prueba en el día fijado por haber sufrido un accidente, haber estado hospitalizado, haberse producido el nacimiento o la adopción de un hijo o haber fallecido un familiar dentro del segundo grado de consanguinidad o cualquier otra circunstancia sobrevenida, se le programará una repetición de la prueba”. No obstante, la normativa pone un requisito: “El alumno deberá acreditar la circunstancia sobrevenida en un plazo máximo de cinco días tras el cese de dicha situación y, en todo caso, antes de la finalización del curso académico vigente en ese momento”.

La alumna con regla dolorosa presentó, en concreto, un justificante de haber asistido a Urgencias y también comunicó su situación al delegado del Rector para la Coordinación Biosanitaria y de la Salud, Miguel del Valle. El equipo de gobierno de Ignacio Villaverde respalda la decisión tomada por el decano y la considera “normal”. Según explican fuentes del Rectorado, ante cualquier enfermedad, ya sea contagio por covid o un mal periodo menstrual como es este caso, si el estudiante presenta un justificante médico, se le reprogramará el examen, ya que el objetivo es que todos los universitarios accedan a una prueba en “igualdad de condiciones”.

No obstante, el gesto de Filosofía y Letras va más allá y abre un debate: ¿Hasta qué punto la regla puede considerarse enfermedad y obligar a reprogramar una prueba como se está haciendo masivamente ahora con el covid? Algunas profesoras creen que con una esta decisión pionera se abre una espita problemática. El caso también demuestra que los tiempos han cambiado y las mujeres ya no sufren sus dolencias en silencio.

Compartir el artículo

stats