Los test de antígenos se han convertido en una herramienta fundamental para detectar positivos y contagios por coronavirus en apenas 15 minutos. Se pueden hacer en casa y también en las farmacias. De hecho, a partir de la próxima semanas, los boticarios de Baleares podrán supervisar las pruebas. l Durante las últimas semanas se han vendido cientos de miles, y han demostrado ser eficaces y prácticamente quien más y quien menos se ha realizado un autotest en las últimas semanas.

El uso de estas pruebas está muy extendido y en la sexta ola se ha demostrado que mejoran su efectividad si se realizan con muestras de saliva y no solo de mucosa nasofaríngea. Sabemos cómo realizarnos las pruebas en casa, como evitar los errores más comunes, cuándo es el mejor momento para someternos a estas pruebas si tenemos síntomas pero ¿cómo hay que deshacerse de ellos cuando ya se han utilizado?.

Es una de las grandes incógnitas que muchos pacientes comienzan a hacerse. Dónde hay que tirar estos test una vez se utilizan. Se trata de residuos especiales. Los test se componen de un cassete, las probetas con los productos químicos reactivos y los hisopos o 'palitos' con los que se recogen las muestras de mucosa.

La respuesta está en las instrucciones de los fabricantes. Según el prospecto de estas pruebas, los test deben tirarse a los contenedores de basura ordinarios. Algunos fabricantes incluyen dentro de los paquetes bolsas especiales de plástico en las que introducir todos los elementos para facilitar su procesamiento. Son bolsas especiales en las que se identifica que su contenido es biológico.

Desde el colegio de farmacéuticos recuerdan que aunque los fabricantes recomiendan tirar estos test en el contenedor, el convenio que han firmado con la conselleria de Sanitat para facilitar la notificación de positivos entre quienes se realicen estos test en las farmacias prevé que los centros de salud equipen a la red de oficinas farmacéuticas con contenedores especiales para este tipo de residuos. El objetivo es facilitar la gestión de los test usados que se hayan realizado en las farmacias dado el volumen de residuos potencialmente positivos que pueden llegar a producirse.

Los consumidores reclaman una mejor gestión de los residuos

Por su parte, la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana advierte que sería conveniente una campaña informativa dirigida a los ciudadanos para concienciarlos sobre cómo gestionar este tipo de residuos. El secretario general de la Unión, Vicente Inglada, reconocer haber recibido muchas quejas de usuarios porque se han encontrado restos de los test de antígenos sin las debidas precauciones. Inglada manifiesta su preocupación porque los residuos de las mascarillas y de los test de antígenos acaben finalmente en las plantas de tratamiento sin facilitar su reciclaje.