Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

El riesgo de la vacunación continua

A la Agencia Europea del Medicamento le preocupa “sobresaturar el sistema inmune con repetidas vacunaciones”, algo que ya habían advertido inmunólogos como la catedrática de la UVigo África González

De fondo: primer día de vacunación masiva de la tercera dosis contra el COVID en el IFEVI.

“Hay que ir con cuidado de no sobresaturar el sistema inmune con repetidas vacunaciones”

Marco Cavalieri

decoration

La frase es del jefe de Estrategia de Amenazas Sanitarias Biológicas y Vacunas de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), Marco Cavalieri, quien expresó ayer sus dudas acerca de la necesidad de administrar dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19 “continuamente”. La advertencia de la máxima autoridad europea en vacunación coincide con lo apuntado previamente por varios inmunólogos, como la catedrática de Inmunología del Centro de Investigacións Biomédicas (CINBIO) de la Universidad de Vigo, África González.

Cavalieri precisó que la EMA deberá ver datos científicos sobre cuartas dosis antes de poder hacer cualquier recomendación. “Estamos bastante preocupados por una estrategia que implica la vacunación repetida en un corto plazo”, admitió. Mostró su comprensión por el hecho de que se administren terceras dosis “por la situación epidemiológica actual”, pero avisó que la vacunación no se puede repetir “continuamente”. Así, propuso “empezar a pensar en dosis de refuerzo más espaciadas en el tiempo que se sincronicen con el invierno, como se hace con la gripe”.

"La administración repetida puede producir efectos inversos a los esperados, con una menor respuesta”

África González - Catedrática de Inmunología de la UVigo

decoration

La inmunóloga África González lleva tiempo advirtiendo sobre el riesgo de repetir dosis de forma muy reiterada. En un reportaje publicado el pasado 19 de diciembre en FARO, medio que pertenece al mismo grupo editorial que este diario, sobre “fatiga vacunal”, la científica y divulgadora señaló que esto puede inducir un efecto denominado “tolerancia”: “Es lo que se pretende con las vacunas de la alergia y está motivado por la activación de células reguladoras. Por tanto, no siempre el exceso y la repetición es necesaria, ni obtiene el efecto deseado”.

África González- Catedrática de Inmunología de la UVigo Alba Villar

Preguntada de nuevo por esta cuestión, la autora libro divulgativo “Inmuno Power: Conoce y fortalece tus defensas” subrayó ayer que “la administración repetida puede producir efectos inversos a los esperados, con una menor respuesta. Esto está mediado por un exhausto linfocitario, y también por incremento de células T reguladoras, y se afecta el tipo de memoria que se genera, sobre todo la de los linfocitos B”.

La experta se remite a evidencia científica como la que apunta un estudio estadounidense publicado en julio de 2019 en la revista “Nature Communications”. En él se señala que la repetición de la vacunación puede contribuir a una menor efectividad de las vacunas contra la gripe estacional. Hay que recalcar que esta investigación se refiere a la vacunación anual contra la gripe, que incluye varias cepas de los tipos A y B. El estudio, liderado por Surender Khurana, de la agencia del medicamento estadounidense (FDA), concluyó que la vacunación repetida reduce la maduración de la afinidad de los anticuerpos en diferentes plataformas de vacunas contra la gripe.

Por otra parte, África González añade que la vacunación repetida contra el COVID-19 podría dar lugar a una sobreproducción de anticuerpos que podrían generar problemas. Existe cierto debate científico sobre el hecho de administrar dosis de recuerdo con la vacuna original, no adaptada a ómicron. Algunos expertos creen que inyectar varios refuerzos de la vacuna diseñada para el virus de Wuhan podría reducir la efectividad de las futuras vacunas. Otros, como el célebre inmunólogo estadounidense Anthony Fauci, niegan que se pueda dar el llamado “pecado antigénico original”, según el cual el sistema inmunitario se basa en el recuerdo de su primer encuentro con un virus, lo que a veces conduce a una respuesta inmunitaria más débil cuando más tarde se enfrenta con otra versión del patógeno.

“Por ahora no hay datos que apunten a esto, ni experiencias previas, pero a nivel experimental sí que hay datos de que dosis repetidas y poco espaciadas en el tiempo inducen menor respuesta inmunitaria”

África González

decoration

La científica de la UVigo ha señalado que no habría problema en acortar de 6 a 5 meses el tiempo entre la segunda y tercera dosis, dado el incremento de la transmisión. “Ayudaría a incrementar la producción de anticuerpos y por tanto a disminuir la gravedad de la infección, así como hacer un refuerzo de la inmunidad de memoria, ya adquirida con las primeras dos dosis –ha destacado–. Esto es especialmente necesario para las personas vulnerables, mayores, que toman fármacos inmunosupresores o son inmunodeficientes, pues la tercera administración les confiere inmunidad semejante al resto de la población con dos dosis. No está claro que sea necesario para la población general una tercera dosis de forma indiscriminada, sobre todo en gente joven que no sufre enfermedad grave”, concluye la inmunóloga.

Precisamente el subcomité clínico que asesora a la Xunta mostró ayer su preocupación por la incertidumbre acerca de reducir a la mitad –de 6 a 3 meses– el período de tiempo entre la administración de la segunda dosis y la de refuerzo.

Compartir el artículo

stats