Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

¿Hay riesgo de que la variante de Francia se expanda?

‘IHU’ se halló en una persona que viajó a Camerún, tiene 46 mutaciones, más que las 37 de ómicron, y se registran 12 casos

Una enfermera aplica una dosis de refuerzo a una mujer.

“Hay una nueva variante detectada en el sur de Francia de una persona que viajó a Camerún. Tiene muchas mutaciones y delecciones pero por ahora la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha tomado ninguna decisión”, así se refiere la inmunóloga África González a la última variante detectada (IHU) que ha trascendido a los medios. La OMS vigila esta nueva variante si bien aclaró que “no está circulando muy activamente”.

¿Existe riesgo de que esta variante se expanda?

Científicos franceses estudian en estos momentos la nueva variante de coronavirus con 46 mutaciones que ha aparecido en la región de Marsella asociada con viajes a Camerún. La nueva mutación del coronavirus se detectó en Francia a principios de diciembre. “Es demasiado pronto para especular sobre las características virológicas, epidemiológicas o clínicas de esta variante basada en 12 casos”, apuntan los investigadores.

El Instituto Hospitalario Universitario de Marsella, en el origen de este descubrimiento, comunicó el pasado 9 de diciembre en su cuenta de Twitter que había bautizado esa variante con sus propias siglas, IHU. Conocida como B.1.640.2 tiene 46 mutaciones, una cifra superior a la de ómicron, con 37. También tiene mutaciones conocidas previamente: N501Y (que se encontró en alfa) y E484K, que se cataloga como mutación de escape.

La OMS explicó que IHU es una subvariante de la cepa B.1.640, cuyos primeros casos fueron detectados en septiembre de 2021 en una serie de países y que ya se categorizó como una variante “bajo supervisión” por la OMS en noviembre.

Apunta África González que es frecuente secuenciar virus con mutaciones: “llevamos ya muchos diferentes”. ¿Qué ocurre? Que la mayoría no tienen expansión o alcance suficiente para dar problemas. “Los más contagiosos suelen tener cambios en la proteína S que les permite entrar mejor en nuestras células”, apunta González.

De momento no parece posible saber si la variante B.1.640.2 es más infecciosa que el virus original. Tampoco está claro el origen. Indican expertos de que el hecho de que se haya descubierto en una persona que viajó desde Camerún no se puede afirmar que se haya originado allí. No obstante es significativo que la flecha apunte ahora a Camerún, al tratarse de uno de los países con una baja tasa de vacunación. De hecho, los expertos advierten de que surgirán más variantes y las zonas con poca vacunación están en el punto de mira. De ahí que insistan en la necesidad de que la vacuna llegue a todo el mundo.

¿De interés o preocupación?

“De momento no sabemos mucho de esta nueva variante. Existen variantes de interés y de preocupación. La de interés es aquella en la que detectamos que por su comportamiento biológico o por las mutaciones puede ser potencialmente peligrosa. Porque podría (potencialmente siempre) evadir la respuesta inmune, porque podría producir más daño, porque sea más transmisible, etc... generalmente es porque acumulan mutaciones en la zona de interés para nosotros que es la proteína S”, expresa Federico Martinón, experto en vacunación.

“Una variante nueva puede surgir en cualquier persona que se infecte, independientemente del lugar, de si está vacunada... las mutaciones surgen en el proceso de mutación del virus y el virus se replica en cualquier persona a la que infecte”, explica.

“Cuando esa variante se transmite a varias personas, transmisión en una comunidad o zona determinada, entonces pasa a ser variante de preocupación, porque ya afecta a un número significativo de gente y eso nos indica que se está transmitiendo. Y puede ser incluso de distintos entornos. De ser una preocupación teórica o de laboratorio pasa a ser una preocupación o una amenaza real”, describe Martinón. De momento IHU no está en esta fase.

Juan Gestal Otero, epidemiólogo y profesor. Ricardo Grobas

“No debe ser muy importante, desde el día 3 no hay noticias”, Juan Gestal - Epidemiólogo y profesor

decoration

“Desde el 3 de enero no he vuelto a tener noticias, lo que habla en el sentido de que no debe ser muy importante”, expresa Juan Gestal, epidemiólogo, profesor emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública y exdecano de la Facultad de Medicina de Santiago de Compostela. “Tiene, al parecer, 46 mutaciones y 37 delecciones, de ellas 14 mutaciones (dos son las N501Y y E484K) y 9 delecciones en la proteína S. Es una de las dos derivadas de la B.1640 detectadas en el Congo el pasado 9 de septiembre”, apunta Gestal, que explica que afectó a 12 pacientes contagiados a partir de uno que había ido a Camerún.

África González. Alba Villar

“Es frecuente secuenciar virus con mutaciones”, África González - Catedrática de inmunología

decoration

“La OMS puede delimitar que sea de interés, al inicio, cuando se detecta la variante. Seguirla y estudiarla. O de preocupación; cuando se da alguna circunstancia más, relacionada normalmente con que sea más contagiosa, que produzca enfermedad más grave, que escape a la inmunidad previa, que escape a la respuesta frente a vacunas previas... Por ahora hay muy pocos datos”, expresa África González, catedrática de Inmunología. “Es frecuente secuenciar virus con mutaciones, llevamos ya muchos diferentes, pero la mayoría no tienen expansión suficiente para dar problemas”, añade la experta.

Federico Martinón-Torres. Xoán Álvarez

“¿Cuarta dosis cuando hay países sin la primera?”, Federico Martinón - Pediatría e inmunología

decoration

“Cualquier variante nueva puede surgir en cualquier parte, lo que va a hacer que eso sea un problema es por un lado la capacidad biológica de la variante en sí, mayor capacidad de transmisión, mayor capacidad de mejorar sus propiedades biológicas para atacar al individuo, para transmitirse, etc... pero también que encuentre un terreno abonado entre personas sin vacunar”, expresa Martinón. “La pandemia es un problema global. No hemos podido frenar en su día a alfa, ni a delta ni ómicron. La clave son las medidas y las vacunas. No tiene sentido hablar de cuarta dosis cuando hay países que no han recibido la primera”, añade.

Compartir el artículo

stats