Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

Respirar hondo y otros consejos para sobrevivir al Whatsapp del cole: claves para mamás y papás

Ni discutas ni vayas de sobrado, ten en cuenta que dentro del grupo hay personas que merecen la pena y que serán tus amigos de por vida

Antes de poner un mensaje en el chat del cole, respira hondo.

Si ya tienes un máster en el Whatsapp de clase, este tema no es para ti. Pero si acabas de desembarcar en el cole, es recomendable que antes de escribir en el famoso y temido chat de madres y padres sigas al pie de la letra estas recomendaciones basadas en hechos reales.

Respira hondo

¿Te acuerdas de las clases preparto y sus respiraciones? En el hospital no te valieron para nada, seguro. El expulsivo es algo mucho más o orgánico de lo que nos cuentan. Consuelo Ruiz Vélez-Frías, la matrona rebelde que en los años 50 publicó el libro 'Parto sin dolor', sentenció que "parir es como cagar, un acto fisiológico". Es decir, no hace falta acordarse de la teoría de la respiración. En aquel momento puede que no te sirviera para mucho, pero la respiración es un arma poderosa con la que combatir situaciones de estrés. El clima del Whatsapp de padres y madres puede llegar a ser muy tenso, así que antes de poner nada coge aire y expúlsalo con calma varias veces. Las que hagan falta.

No vayas de sobrado

Cuando entras en el mundo cole, te parece que todos los padres y las madres son insufribles. Estás convencida de que son seres odiosos que no tienen nada que ver contigo. Te equivocas. El chat es como una comunidad de vecinos, una eterna fuente de conflictos. No todos van a ser tus amigos, pero siempre vas a encontrar gente afín a ti. Padres y madres hechos de la misma pasta que tú y que se van a convertir en tus amigos de por vida. Ellos y ellas son tu salvación. Tienen tus mismos intereses y tu misma concepción de la crianza, la educación y la vida. Puede que tengan hasta las mismas ideas políticas que tú. O no, pero se puede hablar con ellos. Agárrate a esa gente. Son oro puro. 

No discutas, no merece la pena

Ni de política, ni de vacunas, ni de religión, ni de alimentos saludables. Jamás emprendas una discusión en el chat del cole. Es una absoluta pérdida de tiempo tratar de dialogar con 30 personas a las que apenas conoces por más que tu hijo y los suyos compartan pupitre. Si tu tienes las ideas claras, aplícalas en tu día a día. Pero nunca trates de convencer al resto de que tu modo de crianza -desde qué le pones en el almuerzo de la mañana hasta la gestión del tiempo libre- es el mejor. 

Jamás critiques a las profesoras

Es feo y poco profesional. Si tienes un problema con algún docente en concreto, dirígete a él o ella y trata de solucionarlo en privado. Ridiculizar o criticar a una maestra delante de 30 padres es miserable. 

No abuses de los corazones

Cuando hablan de sus hijos e hijas, las madres suelen inundar sus mensajes con emoticonos de corazones. Basta ya. Ten en cuenta que no todos los padres están ultraenamorados de sus criaturas, así que es mejor ser prudentes y hablar con normalidad, huyendo de las agotadoras toneladas de azúcar que implican los corazoncitos.

Si tu hijo tiene piojos, confiesa

No hay nada más rastrero que ver piojos en la cabeza de tu hijo y ocultarlo. Son más contagiosos que la variante delta del coronavirus. Solo recordar que un piojo hembra puede pone de media unos 10 huevos al día. Hay un método eficaz 100% para que la pediculosis deje de ser la pesadilla de madres y padres (sobre todo, madres) y se resume en una frase: caza y captura constante. A saber: repasar la cabeza de los niños y los adolescentes una vez por semana con una liendrera profesional, no con esos artilugios metálicos incluidos en los kits de farmacia y que, normalmente, no sirven para nada. Si ves bichitos, confiésalo en el chat y así harás que el resto de madres revisen las cabezas de sus polluelos.

No propongas regalitos a los profes

Otro clásico del Whatsapp. La madre más implicada suele lanzar la propuesta a principios de junio. Hay voces que se suman con entusiasmo (y emoticonos de corazones). Otros no dicen nada, no están de acuerdo pero prefieren ser discretos y no discutir. Este asunto es fuente enorme de conflictos, así que piensa muy bien tu postura. En realidad, lo de los regalitos a las profes es un tema superado. No se deben hacer este tipo de obsequios comunitarios. Lo que sí se debe hacer, a título personal, es agradecer la buena labor que los docentes hacen con nuestros hijos e hijas. Si estás contenta con la educación en el cole, manda un mensaje privado de agradecimiento. A todo el mundo le gusta que nos den las gracias por un trabajo bien hecho.

Compartir el artículo

stats