El nuevo curso comienza también para la Casa Real y es que la infanta Sofía inició el pasado viernes viernes las clases de tercero de la ESO. Vestida con su uniforme y una mochila con un llavero que hace referencia a sus vacaciones en Baleares: unas avarques de Menorca. La joven llegó a su colegio, Santa María de los Rosales, en un coche con los cristales tintados conducido por su padre, el rey Felipe VI.

Este nuevo curso es muy diferente para la infanta ya que no lo comparte con su hermana, la princesa Leonor, quien se trasladó el pasado mes de agosto a Gales para iniciar su nueva etapa de Bachillerato en el colegio UWC Atlantic College de Gales en Reino Unido.

Sofía llegó al centro con su uniforme azul marino y gris, como todos los años, acompañado de unos calcetines del mismo color. Para este primer día escogió llevar el pelo suelto, a diferencia de otras de sus apariciones donde no ha dudado en optar por recogidos, siguiendo las últimas tendencias. No olvidó, por supuesto, llevar su mascarilla, obligatoria desde el curso pasado. Destaca, por otra parte, una pequeña bolsa roja para guardar la comida del día y su mochila repleta de llaveros. Llama la atención, sin duda, que entre estos muchos accesorios llevó unas menorquinas, un calzado que ya lució en uno de sus looks este verano en Mallorca.

La marcha de la princesa Leonor

Su hermana, la heredera al trono, se despidió de su familia el pasado 30 de agosto en el aeropuerto de Madrid para trasladarse a la que será su nueva residencia durante los próximos dos años, donde cursará primero y segundo de Bachillerato. La joven se despidió de los reyes y su hermana en la terminal, debido a las restricciones por la pandemia. Sin embargo, no tardará en volver a España ya que va a compaginar sus estudios con su actividad institucional en España.