Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista ÁFRICA GONZÁLEZ Médica inmunóloga, autora del libro 'Inmunopower. Conoce y fortalece tus defensas'

"Hay bulos en productos que venden como protectores de las defensas"

La científica madrileña afincada en Vigo responde en su libro que sale mañana a la venta a la “vorágine de dudas” sobre el sistema inmunitario que se originó en la pandemia

África González es catedrática de inmunología.

¿De qué nos protege el sistema inmunitario, ¿puede destruir el cáncer?, ¿qué relación tiene con la nutrición y la macrobiota?, ¿cómo mantener las defensas en forma?, ¿cuál sería la vacuna ideal? La médica especialista en inmunología y catedrática de la Universidad de Vigo África González responde a estas y otras preguntas en 'Inmunopower. Conoce y fortalece tus defensas', un libro editado por La esfera de los Libros que sale mañana a la venta.

Por qué se decidió a publicar este libro y qué pretende con él?

He aprovechado este año sabático que me he tomado para hacer cosas que me gustan y una de ellas es la divulgación. Se dio la circunstancia de que con la pandemia surgió toda una vorágine de preguntas y dudas, la sociedad estaba ávida de conocer conceptos que no tenía claros. Junto con la editorial vimos la opción de hacer un libro que perdure más allá de la pandemia sobre el sistema inmunitario, que sea útil para que la gente aprenda de forma amena, con ilustraciones frescas. Lo planteo con preguntas y respuestas, y con varios módulos que se pueden leer de manera independiente.

¿El sistema inmunitario puede vencer al cáncer?

Hace años se pensaba que no. El sistema inmunitario hace una vigilancia continúa que solo vemos cuando falla, en inmunodeficiencias o en personas que llevan un tratamiento crónico con inmunosupresión, que tienen más frecuencia de desarrollar tumores producidos por virus. Esto se ha visto más claro con el inicio de la inmunoterapia: hay unos anticuerpos capaces de despertar a los linfocitos, a células que llegan a los tumores sólidos pero se quedan ahí adormecidos. Se llaman anticuerpos bloqueantes de los puntos de control -antichek points en inglés-, que han sido una revolución para curar cánceres que ya no respondían ante ningún tratamiento, sobre todo en tumores como melanoma.

Cuáles son las principales ideas erróneas sobre el sistema inmunitario más extendidas?

Uno de los bulos más frecuentes es cuando te venden productos que dicen que potencian el sistema inmune. Hay mucha gente que está vendiendo humo. Para el sistema inmunitario es muy importante la nutrición, las vitaminas, los oligoelementos, pero si tú tienes una nutrición adecuada en los niveles normales tomar cosas en exceso no beneficia al sistema inmunitario, incluso puede producir problemas. Por ejemplo si tomas vitaminas liposolubles en exceso pueden ser tóxicos. Otros bulos tienen que ver con la ozonoterapia o lo que vimos en Estados Unidos de tomar lejía, un conjunto de cosas que se han ido extendiendo durante esta pandemia sin pruebas científicas y que yo llamo los crecepelos.

¿Cuáles son los mejores aliados de las defensas?

Le afectan una serie de factores propios: genética, sexo -las mujeres producimos más anticuerpos, estamos más protegidas y además hay algunos genes del sistema inmunitario que están en los cromosomas X y tenemos dos- la edad, si tomamos fármacos, las vacunas que hemos recibido y nuestra memoria inmunitaria, que es única -cada persona tiene su propio-. Luego hay otros aspectos externos que influyen: el estrés es inmunosupresor, el ejercicio ha de ser moderado, hay que evitar los ejercicios intensos, las drogas, el alcohol y el tabaco, dormir adecuadamente, recibir sol, tener las vacunas correctas para estar protegidos y una nutrición adecuada.

¿La vacuna perfecta es una utopía o vamos camino de conseguirla?

Por ahora no existe. Sería la que nos llevara a la erradicación de la enfermedad en todo el mundo. Eso solo se ha conseguido con el patógeno de la viruela, estamos cerca de lograrlo con la polio y se podría conseguir con el sarampión, pero esto es una carrera de fondo y llevamos poco tiempo -desde el siglo XVIII-. La vacuna perfecta sería la que nos cubriera de distintas patógenos, que diera inmunidad protectora de por vida, que fuera barata y de fácil distribución. Que proteja y sea duradera, lo que no quiere decir que tengas anticuerpos. Y eso es lo que pretenden las vacunas del Covid, no persiguen evitar los contagios sino la enfermedad, las secuelas y la muerte.

¿Por qué mantenemos esas tasas elevadas de contagios cuando ya estamos vacunados el 70% de la población?

Hay varios motivos: se han relajado medidas en una época de mayor movimiento y reuniones, no hemos llegado a la inmunidad comunitaria, ha venido una variante más contagiosa y ya sabíamos que las vacunas protegían a entre un 90 y 95%. Si no estuviéramos vacunados, la variante delta -que incrementa un 50% en las hospitalizaciones según un estudio reciente- produciría muchas más fallecimientos que en la primera ola.

¿Es partidaria de administrar una tercera dosis de la vacuna?

Por ahora no hay suficientes elementos ni evidencias para poner una tercera dosis de manera indiscriminada a la población, sobre todo cuando se necesita en países que no han empezado a vacunar. Habrá que personalizar: por ejemplo a una persona con cáncer a la que vacunaron durante el tratamiento con quimioterapia, si se ve que la vacuna no ha hecho efecto habrá que poner una pauta completa; a un inmunodeprimido tal vez haya que administrarle anticuerpos. Un artículo de Nature contempla la posibilidad de nuevas vacunas para las variantes delta o lambda si se demostrara que es cierto -que no lo es- que las vacunas existentes no son eficaces.

¿Qué opina de los argumentos que dan los antivacunas, entre los que incluso hay científicos?

En los contrarios a vacunarse del Covid hay distintas personas: negacionistas de la pandemia, gente con dudas sobre si se ha testado lo suficiente la vacuna e indecisos. Hay que explicarles que la evidencia es que las vacunas son seguras y eficaces. Hemos llegado al siglo XXI con u desarrollo científico tremendo gracias a la higiene, los antibióticos y las vacunas. Sobre lis científicos que dudan, yo pongo en duda de que realmente sean científicos.

¿Se atreve a vaticinar cuando venceremos al Covid?

No me aventuro a decirlo, ahora mismo nadie podría poner una fecha. Este virus ha venido para quedarse, es difícil que lo erradiquemos porque se transmite por vía respiratoria y se ha extendido a todos los países. Es posible que surjan nuevas variantes que requieran nuevas vacunas, parecido a lo que sucede con la gripe. Algunos virólogos dicen que a largo plazo se pueden mantener las variantes más contagiosas pero menos virulentas que provocarían catarros, como otros coronavirus. Eso es lo que nos gustaría pensar. Como inmunóloga me gustaría destacar algo que aveces se olvida: nuestro sistema inmunitario es lento, al principio requiere tiempo para generar memoria y en se periodo el virus campa a sus anchas. Pero una vez las defensas ya hayan aprendido- bien porque hayas pasado la infección o bien por la vacuna- son capaces de mejorar la respuesta del organismo y adaptarse, sabiendo reconocer partes de nuevas variantes. También hay que aclarar que nunca va a ver riesgo cero ni inmunidad al cien por cien.

"A las niñas les digo 'si tu pareja no te apoya en tu carrera, rompe"

El título de su libro, “Inmunopower”, esconde una historia que tiene que ver con la presencia de referentes femeninos en la ciencia.

El lema viene de un colegio al que fui a dar una charla, el CEIP de Laredo, en Redondela, que había organizado una iniciativa para fomentar la investigación y que las niñas vieran referentes. Seleccionaron a nueve mujeres en Galicia e hicieron una power ranger a cada una A mí me dibujaron como una heroína boxeando, con sus defensas, y la llamaron Inmunopower.

¿Cómo ha sido su experiencia de abrirse camino como científica siendo mujer?

He tenido mucha suerte en mi desarrollo profesional porque tuve buena formación, estuve en el extranjero trabajando con un premio Nobel, el doctor Cesar Milstein. La oportunidad de entrar en la Universidad de Vigo y a partir de ahí sacar la oposición también me ha dado una estabilidad que no tienen chicas y chicos que se encuentran con dificultades para hacer de la ciencia su medio de vida. He visto situaciones de desigualdad, se siguen dando más proyectos a hombres, con más financiación, la pandemia ha agravado la situación: las mujeres han renunciado, quedando al cuidado de los niños en el confinamiento. A veces las mujeres no se valoran suficientemente y no anteponen su trabajo al de sus parejas. En mi caso ha sido al revés, mi marido se vino conmigo a Inglaterra, ha sido mi apoyo y lo sigue siendo. Yo también tenía claro que no iba a renunciar a mi carrera, siempre digo en charlas a las niñas que si tu pareja no te apoya, hay que cambiar de pareja.

Compartir el artículo

stats