Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las joyeras de las reinas

Los collares y pendientes de las mallorquinas Isabel Guarch y Mar Aldeguer han cautivado a doña Letizia y Sofía en los últimos años

6

Las joyeras de las reinas Guillem Bosch | Manu Mielniezuk

Isabel Guarch y Mar Aldeguer han construido en los últimos años dos marcas de joyas de gran reconocimiento entre las personalidades más importantes de este país. Ambas comparten un hecho anecdótico: tanto la reina Letizia como Sofía compran en sus tiendas de forma habitual. Esto ha provocado que su presencia en las revistas de moda haya aumentado considerablemente. Las apariciones de ambas reinas en distintos actos oficiales con sus joyas es un motivo de «orgullo» para las mallorquinas, que agradecen el interés en sus colecciones. (vea aquí la galería)

Guarch explica que la primera vez que acudió doña Sofía fue una sorpresa: «Vino a la joyería sin avisar y en pleno agosto. No estábamos ni mi madre ni yo, así que las dependientas la atendieron y nos llamaron corriendo». A partir de ese momento, dice, siempre ha mostrado mucho interés por sus diseños, sobre todo los que están directamente relacionados con la tradición y la isla. «Existen muchas joyerías, pero ella busca piezas fáciles de combinar y vestir que sean menos convencionales y más modernas», detalla.

Confiesa que sus clientes valoran mucho la atención personalizada y llevan años aconsejando y apostando por mejorar el trato para que «queden satisfechas y vuelvan»: «Intentamos que la persona que viene, independientemente de quien sea, se sienta a gusto con nosotros. Al final el boca a boca es la mejor publicidad».

Este verano la reina Sofía estuvo paseando por Palma junto a su amiga Tatiana Radziwill y su marido, el doctor Fruchaud, pero no paró en la tienda. Antes de la covid sí que visitó el nuevo establecimiento, situado en Plaça del Mercat. A pesar de ello, dice sentirse «muy agradecida» de que Sofía decida lucir sus joyas porque la competencia es alta y eso significa que están haciendo un buen trabajo: «Siempre trato de encontrar la mejor joya para cada persona», argumenta.

Aldeguer, creadora de Coolook, declara que no conoce a la reina Letizia personalmente, pero sabe que está muy interesada en su marca porque ha aparecido varias veces con joyas de su colección: «Esto ha sido y sigue siendo un apoyo enorme para mí porque mucha gente ha empezado a preguntar por los diseños y cada vez tengo más clientas». Refiere que Letizia elige vestir sus joyas por elección propia, no por acuerdos de colaboración ni exigencias, lo que significa un reconocimiento para la marca que «agradezco muchísimo»: «Esto provoca que todas las publicaciones hablen de ella y también de nosotros».

La reina actual lleva apareciendo con las joyas de Coolook desde 2015. Confiesa que desde el primer momento ha estado pendiente de sus apariciones porque nunca sabe si llevará algo suyo: «Cuando decide ponérselas nos hace mucha ilusión».

Cree que a la reina le gusta ser «cercana a la sociedad» y no vestir como una soberana clásica. Por ello, Aldeguer puntualiza que las joyas que busca pueden usarse todos los días, son fáciles de usar y combinan muy bien con cualquier look. En ese sentido, añade, busca un equilibrio entre las joyas de fácil combinación con una calidad que te permita llevarlas también con un traje de chaqueta: «La joya elevará o disminuirá el estilo que tú transmitas, y yo quiero transmitir elegancia en cualquier momento del día». Su objetivo, aclara, siempre ha sido aportar soluciones a «situaciones diarias en las que pueda existir cierta incertidumbre sobre si llevar algo o no».

La emérita, de Marivent al funeral de Marie de Liechtenstein

La emérita acude hoy en representación de la Casa Real al funeral de la princesa Marie tras sufrir un infarto cerebral en una clínica de Grabs (Suiza). La despedida tendrá lugar en la catedral de San Florián de Vaduz. Sofía fue una de las invitadas a la boda de Marie con Hans-Adam Liechtenstein hace 44 años. Esta noticia de última hora ha provocado que la reina tenga que abandonar sus vacaciones en Mallorca y poner fin a su estancia en el Palacio de Marivent. Ahora retoma su agenda institucional con este viaje inesperado. La noticia del fallecimiento de la princesa Marie ha supuesto una dolorosa noticia para ella porque la conocía personalmente y estuvo presente en uno de los momentos más importantes de su vida, la boda con Hans-Adam Liechtenstein. Felipe VI también vuelve al trabajo.

Compartir el artículo

stats