Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TOROS

A Mallorca de 'holidays'

La afición continúa siendo vilipendiada e insultada por los propios profesionales del sector que están finiquitando la fiesta taurina en la isla

Manuel Díaz El Cordobés ejecutando una vistosa chicuelina al novillo que abrió plaza.

Manuel Díaz El Cordobés ejecutando una vistosa chicuelina al novillo que abrió plaza. G. Bosch

Desencanto absoluto en la carta de presentación de Tauroemoción. Han aterrizado en Inca con el mismo talante de las empresas que cruzan el charco para dar toros en Mallorca, de ‘holidays’. Un potente equipo, el de Tauroemoción, gestionando una veintena de plazas, hastiados de recorrer toda la geografía española, llevando a cabo corridas de importancia, relevancia y peso y han llegado a Mallorca desembarcando sus migajas. Miserias.

La pantomima de lo de ayer, fue más de lo mismo a lo que la afición taurina está acostumbrada. Astados chicos, flojos y carentes de emoción. Otra injuria, otra tomadura de pelo más. Lo mismo de siempre pero con picadores. Todo un detalle. No es precisamente esta la fórmula para recuperar el esplendor de décadas pasadas como manifiestan que son sus pretensiones. Para traer espectáculos como el de ayer no se les va a echar de menos.

Las gestiones empresariales de los últimos años han abocado en una Mallorca taurina verbenera, de poco fuste. La recuperación de la fiesta de los toros en Mallorca solo es posible si regresase el toro mínimamente decente, con algo de emoción y, al menos, aunque sea con aparente verdad. Es obligado volver a poner en valor la dignidad de los festejos devaluados por los propios toreros, ganaderos y empresarios. Y el equipo de Tauroemoción es capaz de ello.

La recaudación comportaba dos euros de beneficio por entrada vendida independientemente del tipo de localidad adquirida. Los festivales, señores, si no son total y absolutamente benéficos, en Ibiza, que allí son más de festivales y también están de ‘holidays’.

Cayetano Rivera toreando con la diestra. Su labor fue de las más elegantes del festival. G. Bosch

Las trabas burocráticas y económicas, las presiones antitaurinas, la prohibición de la entrada de menores, los controles antidopping y todas las lamentaciones que públicamente ha sollozado estos días Tauroemoción, son archiconocidas desde hace ya casi un lustro. Nos le ha pillado por sorpresa. Sabían, pues, con lo que se iban a encontrar. Por lo tanto, está fuera de lugar venir aquí con lamentos y contar detallada y públicamente el coste de montar toros.

Hace años que la desamparada y menospreciada afición balear también viene reclamando a la Fundación del Toro de Lidia, a la patronal de empresarios, a las distintas asociaciones que les competa y hasta a la madre que parió a Paneque, sus derechos como tal.

Los lidiados de El Torreón, recibieron excesivo castigo en varas. Los toreros, a lo que también nos tienen acostumbrados, vinieron aquí de ‘holidays’. Ancha fue Castilla ayer en Inca.

Excesiva teatralidad de El Cordobés, exhacerbado en sus gestos y vulgares formas. La sinvergonzonería y apatía de Conde son apabullantes e insultantes. Cayetano, De Justo y El Rafi realizaron lo más torero y artístico de la tarde. Marcos Linares, demostró aptitudes. El presidente Antoni Serra estuvo acertado en sus decisiones.

De nuevo relucieron las groseras artimañas del subordinado y rastrero personal de plaza encabezado por Toni Amer, manejados al antojo del empresario y su representante haciendo retrasar no solo el arrastre de los astados, sino el final de un largo, tedioso y agonizante espectáculo con el propósito de cortar apéndices sin valor alguno. Actitudes propias de la era de los cromañones. La vulgaridad, lo burdo y lo palurdo en su máximo esplendor.

Tauroemoción se ha hartado de divulgar que los toros volvían a Baleares. Efectivamente, han vuelto a ser lo mediocres e ignominiosos que venían siendo. A ver con qué talante vuelven ellos, también, a dar toros. Solo han destacado demostrando un control absoluto y una actitud aleccionadora sobre una difusión mediática de calidad y perseverancia, con anticipación incluida.

Protestas Concentración de medio centenar de antitaurinos. G. Bosch

Volvió la fiesta taurina y con ella también los antitaurinos. Alrededor de medio centenar de personas se manifestaron en las proximidades de la plaza de toros de Inca para protestar ante lo que consideran un «maltrato» a los animales. Estuvieron en todo momento vigilados por las fuerzas de seguridad. No se registraron incidentes destacables.

Compartir el artículo

stats