Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una vecina de Vigo tiene que trepar un muro de 4 metros para acceder a su casa

Antes utilizaba un camino de la propietaria colindante, pero esta le tapió el acceso | Medio Rural lleva 15 años sin construir la entrada tras un proceso de concentración parcelaria

Rosa Pereira accediendo a su vivienda de Figueiró, para la que usa una escalera

Hace meses, la tomiñesa Rosa Pereira denunció en FARO el calvario que sufre desde que hace 15 años. Medio Rural, tras un proceso de concentración parcelaria, la tiene sin acceso a su vivienda. La única entrada que se le reconoció pasaba por trepar un muro de cuatro metros, por lo que a lo largo de estos años ha tenido que utilizar itinerarios alternativos que su vecina colindante le ha ido negando. El último fue un camino estrecho y en pendiente, propiedad de la vecina, que tenía fecha de caducidad: 6 meses. La pasada semana el plazo terminó, la vecina cerró el camino con una alambrada y Rosa se quedó definitivamente sin acceso a su vivienda.

“El plazo se cumplía el 23 de junio, y como ese día no me cerró, pensé que ya no lo haría”, explica Rosa, que, para su sorpresa, un día salió de casa y, al volver, ya no tenía manera de entrar. “El jueves fui a un entierro muy cercano a mí, que me dolía, y cuando vine a las seis de la tarde ya habían cerrado el camino con una red”, lamenta esta vecina de Figueiró que, desde entonces, tiene que utilizar una escalera para saltar la tapia de cuatro metros. Y, para mayor desgracia, la mujer, de 60 años, sufrió un accidente de tráfico el pasado viernes que le afectó a las cervicales y la espalda, por lo que tiene que usar collarín.

Perjudicada

Pero ella no es la única perjudicada. Rosa, que vive con su hijo, también está a cargo de dos personas dependientes: su tía y su madre, ambas mayores de 90 años, atrapadas en esta vivienda de la parroquia de Figueiró. “Para cualquier eventualidad que pudiera surgir, una ambulancia no podría entrar. Es más, una de las dos señoras mayores tiene una prestación social por la cual tres enfermeras la vienen a cambiar, a limpiar y a ayudar. Esta ayuda ha tenido que ser rechazada aporque la chica no puede acceder y subir por ahí”, denuncia el abogado de Rosa, Juan Carlos Ferreiro, que califica esta situación de “algo fuera de la lógica y de la humanidad”.

Tras años peleando para poder tener un acceso digno, por fin el departamento de concentración parcelaria le ha dado la razón y ha aprobado la obra de construcción de la entrada. Precisamente el muro que ahora tiene que saltar es el motivo del retraso, ya que Medio Rural ha argumentado durante 15 años que Rosa construyó la tapia de piedra para complicar la ejecución del acceso. “No tiene ningún sentido, el muro se levantó en 1998 y el agrupamiento de tierras se hizo en 2006”, asegura el abogado, advirtiendo de que concentración parcelaria todavía no ha puesto fecha para la construcción de la entrada. “No sabemos hasta cuando va a tener que estar soportando tener que entrar a su vivienda trepando”, destaca Ferreiro.

La desesperación de Rosa es proporcional al agotamiento de años luchando con las administraciones. Incluso ha pedio ayuda al Concello de Tomiño, pero le han dicho que “no pueden hacer nada”. “Por favor, pido que me ayuden, sea quien sea, que me vengan a hacer un pequeño acceso provisional”, implora Rosa, haciendo hincapié en que “es inhumano tener a dos personas mayores incomunicadas”.

Compartir el artículo

stats