Si una canción puede cambiar el rumbo de una vida, La Mujer De Verde, del grupo Izal, llegó el pasado septiembre para «salvar» a Juanjo Ramírez, el propietario del antiguo restaurante Bon Lloc, el primer vegetariano de la isla. Su hija Paula le regaló una entrada para ver a la popular banda en el Mallorca Live Festival y el último tema que interpretaron le llegó muy hondo. «La mujer de verde se ha vuelto a poner el traje para rescatarme», dice la letra. «Yo me encontraba en un momento en el que necesitaba un nuevo rumbo y un empujón, porque llevaba tiempo hablando con mis hijos de que queríamos abrir algo juntos», recuerda Juanjo. «Más fresco y moderno, que diese otro aire al vegetarianismo», completa ella vestida de verde.

Ocurrirá el martes en la plaza Porta Santa Catalina, en Palma, y se llamará La Mujer De Verde. «Las siglas son LMDV, las mismas que Lo Mejor Del Verano», según destaca Paula para sorpresa de su hermana, Mercè, que se suma a la nueva etapa con Carlos, el otro hermano, y Álex Ramos, el yerno. El nuevo establecimiento tendrá «un 90% de comida vegana, pero con la opción de añadir queso y huevo para el cliente que lo pida, por un tema proteico», afirma el impulsor. Añade Álex que «a nivel dietético existen varias vitaminas que no pueden producirse con vegetales» y no quieren excluir a quienes eligen la alimentación vegetariana, porque al fin y al cabo lo que propugnan es una «cocina consciente» en todos los sentidos.

Mercè y Paula Ramírez, Álex Ramos, Lucía Cortés, Jorge Saucedo y Juanjo Ramírez, frente a La Mujer De Verde, en la plaza Porta Santa Catalina.

Mercè y Paula Ramírez, Álex Ramos, Lucía Cortés, Jorge Saucedo y Juanjo Ramírez, frente a La Mujer De Verde, en la plaza Porta Santa Catalina. MANU MIELNIEZUK

Uno de ellos, como describe Juanjo, es «la que te hace darte cuenta de que todo lo que comes conlleva un proceso antes de que acabe en tu mesa, que puede ser sostenible, medioambiental, de respeto a los animales, etc. Es igual que cuando te compras una camiseta y te preocupas de que no esté fabricada en Bangladesh por niños trabajando en un sótano», compara. Mercè habla de otro tipo de consciencia, «no solo en cuanto al origen de los alimentos, sino también respecto a cómo sientan a cada persona, es decir, a su metabolismo. Cada uno debe saber lo que come para elegir lo que mejor se adapta biológicamente a su genética», en palabras de la experta en cocina natural y macrobiótica, quien junto a Álex está al frente del blog de recetas y los talleres de NatCooks.

Sus ideas se plasmarán en una carta y un menú de desayunos y comidas. Por ahora no prevén abrir por la noche, a excepción de la inminente Revetla de Sant Joan, el próximo miércoles, en la que harán una cena especial con un menú cerrado. Los cocineros son Lucía Cortés, que fue la jefa de pastelería del lujoso hotel-retiro Fontsanta, y Jorge Saucedo, que proviene del Fornet de la Soca y se encargará de elaborar el pan de La Mujer De Verde. Y la cerveza también es artesanal, creada por Héloïse Ruyant en Bunyola, que periódicamente irá modificando el lúpulo para que los clientes prueben nuevos sabores.

Catas y talleres

El local reformado por el estudio de arquitectura Lobo no solo será un restaurante, sino que también organizarán catas de vinos y tés, exposiciones de artistas locales sin coste alguno (ahora tienen cuadros de Pep Suari) y talleres periódicos a cargo de NatCooks «para enseñar cocina saludable en diferentes aspectos, como por ejemplo para personas celíacas o intolerantes a otros productos», apunta Mercè. Todo ello en un barrio, el Puig de Sant Pere, que hace sentir a Juanjo «la Palma real, de los residentes, no la del lujo irreal en que se ha convertido Sant Felio», donde estaba el Bon Lloc. Ha llegado el turno de La Mujer De Verde. Su «energía femenina, como la de muchas tradiciones y creencias», le ha rescatado para iniciar un nuevo rumbo.