Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llegan a Mallorca los hermanos Fernández Déniz, inspirados en sus tesoros de anticuario textil

Con una colección de piezas únicas del XVIII y XIX, presentan en la isla su proyecto Victoria Worth

José Manuel y Patricia Fernández Déniz, ayer, en Palma.

José Manuel y Patricia Fernández Déniz, ayer, en Palma. Manu Mielniezuk

Patricia y José Manuel Fernández Déniz cuentan en su haber con algunas de las antigüedades textiles más importantes de la historia. Afincados en Valencia, han venido a Mallorca porque presentan su proyecto Victoria Worth Atelier, enfocado principalmente a los vestidos de novia: «Lo que nos diferencia son nuestros diseños a partir de piezas antiguas y piezas originales del siglo XIX. Nuestro negocio está enfocado únicamente a las antigüedades textiles y tenemos piezas magníficas de los siglos XVIII y XIX».

Explican que existen «algunas piezas maravillosas» que al final se quedan en un cajón por diversos motivos, y su intención es poder darles una segunda vida y volver a utilizar esas piezas que ya no se hacen: «La gente ya no tiene el tiempo necesario para hacer diseños así. Son técnicas imposibles de copiar». El gusto por este tipo de artículos viene de lejos. Su madre dedicó su vida a confeccionar los vestidos para las Falleras de Valencia y empezaron a añadirles algunos encajes antiguos. «Más tarde empezamos a vender a tiendas y diseñadores. Nos dimos cuenta de que en Valencia hacía falta un atelier más especial. Queríamos aprovechar esa oportunidad y posicionarnos como una referencia», confiesan.

Patricia, junto a uno de sus diseños para el proyecto Victoria Worth Atelier.

Patricia, junto a uno de sus diseños para el proyecto Victoria Worth Atelier. P. F.

Antes de abrir su propia tienda, trabajaron para otros. Han colaborado con figuras de gran reconocimiento como Lorenzo Caprile, Navascués o Marcela Mansergas. Además, algunas de sus piezas aparecen en muchos especiales en revistas como ¡Hola! o Vogue. Afirman que suelen recibir a mucha gente de otros lugares que está interesada en conocer sus productos ya que cuentan con piezas muy únicas en su colección privada: «Algunas tienen una importancia mayor porque pertenecían a la aristocracia». Declaran que el mundo del anticuario textil es muy pequeño, sobre todo en España, donde «no existe una gran comunidad, especialmente de la calidad que ofrecemos nosotros»: «Que tengan piezas de la realeza del siglo XIX, por ejemplo, hay muy pocas».

El nombre de Victoria Worth surge en homenaje a dos personajes fundamentales en la historia de la moda: la reina Victoria, que fue quien inició la tendencia de las novias vestidas de blanco, y Charles Frederick Worth, el padre del negocio moderno de la moda y de la alta costura. «Fue el primero en sacar colección de verano y colección de invierno», matizan.

Una de las prendas más importantes de su colección es un velo que lo estrenó una princesa europea en 1862 y que acabó en manos de Barbara Hutton, una de las mujeres más ricas del mundo en el siglo XX. Muchos la recordarán por su boda con el actor Cary Grant. Cuentan que, en este sector, «para conseguir piezas como esta es fundamental tener buenos contactos».

Compartir el artículo

stats