Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Premios Princesa de Asturias

Gloria Steinem: “Estoy deseando que nos reunamos en celebración y comunidad”

Icono del feminismo e inagotable luchadora por los derechos civiles, la ganadora en Comunicación y Humanidades ha fundamentado su activismo en la escucha y el viaje

Gloria Steinem, premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades

La estadounidense Gloria Steinem es mucho más que un icono feminista. Es una inagotable luchadora por los derechos civiles y la igualdad, allá donde estén en peligro. En su autobiografía ha dejado escrito que el camino para hacer del mundo un lugar mejor es “que los menos poderosos hablen tanto como escuchan y que los más poderosos escuchen tanto como hablan”. Steinem se ha pasado la vida escuchando, como activista y como periodista, reflexionado sobre lo escuchado y contándonos lo que ha ido aprendiendo en esa escucha en sus libros y sus artículos. Es, sin duda, una de las personalidades más atractivas del siglo XX, no solo por su lucha por los derechos de las mujeres, sino por su compromiso con cualquier ser humano oprimido o injustamente tratado.

Steinem es la personalidad premiada este año en la categoría de Comunicación y Humanidades con el Princesa de Asturias. El jurado, presidido por el exdirector de la Real Academia Española Víctor de la Concha, ha visto en ella una referencia “esencial del movimiento por los derechos de la mujer”. “A partir de los años 60 el activismo de Gloria Steinem, marcado por la independencia y el rigor, ha sido motor de una de las grandes revoluciones de la sociedad contemporánea”, le reconoce, sin olvidarse de hacer alusión a “su ponderación y su voluntad de incluir todas las voces”.

Gloria Steinem se ha tomado la vida como un viaje, como una sucesión de descubrimientos y aprendizajes, y de compromisos con la humanidad y la igualdad. Un viaje en sentido literal, porque su infancia transcurrió de un lugar a otro, en una furgoneta, por el impulso nómada de su padre, que arrastró con él a la familia por medio Estados Unidos. 'Mi vida en la carretera', la vibrante biografía de Steinem, es el relato de esa travesía, geográfica y vital, que ha acabado siendo su manera de transitar por el mundo.

Ayer, al saberse reconocida con el premio Princesa de Asturias, Steinem agradeció al jurado su determinación por “enaltecer el trabajo científico, cultural, social y humanitario que hace de nuestro mundo un lugar mejor”. “Después de un año difícil para todos nosotros, estoy deseando que volvamos a reunirnos en celebración y comunidad”, añadió, dejando entrever su intención de viajar a Oviedo para recoger el galardón.

La fotografía de Gloria Steinem y Dorothy Pitman Hughes con el puño en alto, con motivo del lanzamiento de 'Ms.', la primera revista feminista de los Estados Unidos, forma parte del imaginario pop contemporáneo y está atravesada por el espíritu de la época. Steinem, como Angela Davis, aprovechó la energía de la lucha antirracista para dar impulso a las reivindicaciones feministas y conseguir, finalmente, que el Congreso de los Estados Unidos aprobara la Enmienda de Igualdad de Derechos en 1971.

Steinem trabajó para cabeceras como 'Esquire', 'New York Magazine' y 'Cosmopolitan', revista en la que publicó una entrevista con John Lennon. Jane Fonda y Boby Kennedy se cuentan entre sus amistades y sus cómplices en el combate político.

La filósofa y feminista asturiana Amelia Valcárcel se refirió ayer a Steinem como a “una figura central en la tercera ola del feminismo en la fase americana” y recordó cómo, hace años, en Oviedo, en la Corrada del Obispo, “estuvo larga e ilegalmente pintada una frase de Gloria Steinem: ‘Si los hombres parieran el aborto sería un sacramento’, no sé quien la escribió”. “Gloria es una de las personas con más capacidad retórica que yo haya leído, es asombrosamente buena retóricamente, por eso sus libros fueron tan leídos y enseñaron feminismo a tanta gente”, añadió Valcárcel.

La presidenta de la Federación Mujeres Progresistas de Asturias, Blanca Esther Aranda, felicitó al jurado por su elección. “Que premien a una feminista siempre es una alegría”, declaró. “Lo más importante de Steinem es el valor que da a las mujeres en la política”. Aludió a su compromiso con los movimientos que atravesaban la sociedad norteamericana en los 60 y los 70, pero reconoció que personalmente lo que más valora en ella es su activismo político: “Para mí lo más importante y lo que cambia el mundo es la política, y cuantas más mujeres haya en política mejor para todos”.

Cristina Iglesias, gerente de la clínica Belladona, pionera en la práctica de abortos en Asturias, agradeció a Steinem que haya puesto “su trabajo como escritora a disposición de los derechos de las mujeres, haciendo públicos aspectos de su vida personal como fue el relato de su aborto clandestino en Londres, de modo que su experiencia pudiera servir de guía a otras personas”. “Mujeres como ella han puesto las bases de unos derechos que hoy disfrutamos, aunque la lucha debe mantenerse: cada año mueren 23.00 mujeres en todo el mundo por complicaciones relacionadas con abortos inseguros o clandestinos”, agregó Iglesias.

Compartir el artículo

stats