Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ana de Armas alaba en Palma la paella de Can Eduardo

La actriz probó uno de los arroces del restaurante del contramuelle en el puerto de Ciutat

Ana de Armas, flanqueada por las camareras de Can Eduardo.

Ana de Armas, flanqueada por las camareras de Can Eduardo.

Cada vez se van sabiendo más cosas de la mañana que ha pasado la actriz Ana de Armas en Palma. En concreto, la intérprete, que se hizo famosa en España por su papel en El Internado, ha estado comiendo este martes a mediodía en uno de los restaurantes más conocidos y reputados de Palma, Can Eduardo.

La actriz y su grupo de acompañantes, unas siete personas, llegaron hacia las 13.30 horas al restaurante. Lo hicieron con reserva. Ocuparon dos mesas separadas en el restaurante del establecimiento. A la hora de pedir, se decantaron por varias cosas de picar, como croquetas, ensalada y jamón. Y como plato principal, pidieron paella.

Durante las dos horas y pico que estuvieron en el restaurante, el ambiente fue muy tranquilo, pese a que el local estaba a pleno rendimiento, y la actriz, si fue reconocida por algún cliente, no fue molestada por nadie.

Al final del ágape, el personal sí se acercó a la mesa para hablar con la actriz, que recaló en Can Eduardo después de un paseo por el centro de Palma y la zona de la Catedral y sus murallas. De Armas se hizo fotos con las camareras y también firmó en el libro de visitas del restaurante, dejando al gerente del local, Johnny Moloney, el siguiente mensaje: “Para Johnny, el gerente más guapo de la isla. ¡Gracias por el cariño y la mejor paella! Besos”.

El grupo abandonó el establecimiento pasadas las 3 de la tarde.

El libro de visitas del restaurante Can Eduardo.

 La actriz Ana de Armas pasa unos días en Mallorca. La intérprete, conocida por su papel en El internado, se ha tomado un día de relax en la isla junto al que sería su equipo de trabajo, formado por su maquilladora, su peluquera y su estilista, a las que ha denominado “mis ángeles”.

De Armas, muy sonriente en todas las imágenes, ha dejado en su Instagram un gran rastro de cuáles han sido los pasos que ha seguido en la isla, donde ha anunciado que se toma un “día off”, un día libre. Para empezar, se ha fotografiado frente a la Catedral de Mallorca, en concreto en el portal que mira a la Almudaina. Por la zona, ha recorrido las murallas que rodean la zona de la Seu, Ses Voltes, el Parc de la Mar y hasta ha fotografiado la nueva escultura que está en la zona, Usagi de Leiko Ikemura. En las fotos, se la puede ver ataviada con una falda boho y unas deportivas Golden Goose.

Asimismo, ha subido fotos desde el hotel donde se aloja, el Maricel, desde el cual puede verse parte de la bahía de Palma, un cielo muy azul y una bonita piscina. En las stories, se la ve en el bar del hotel con sus compañeras. Algunas de sus amigas, han explicado en las redes a través de imágenes que han comido paella y jamón serrano. El buen día también les ha permitido darse un buen chapuzón en la playa que hay junto al hotel.

Ana de Armas celebró el pasado hace algunos días su 33 cumpleaños. Tras la fiesta, la intérprete, mitad española mitad cubana, puso rumbo a Mallorca en avión privado, al parecer para un compromiso de trabajo, muy posiblemente una sesión de fotos para alguna prestigiosa marca, aunque ello no le ha impedido tomarse días libres para conocer algunas de las zonas más bonitas de Palma.

La actriz, que ya ha triunfado en Hollywood y aguarda el estreno de la última de James Bond, Sin tiempo para morir, ha sido en los últimos tiempos protagonista en la prensa por su relación (ya terminada) con el actor Ben Affleck, quien recientemente ha tenido un acercamiento con Jennifer Lopez. Las últimas informaciones señalan que De Armas está muy unida Édgar Ramírez, uno de sus grandes amigos en La Meca del cine. Su amistad viene desde 2015, cuando ambos trabajaron juntos en el drama Manos de piedra, sobre el boxeador panameño Roberto Durán.  

Compartir el artículo

stats