Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se dispara la venta de piscinas portátiles por la incertidumbre ante las restricciones de este verano

La venta de estas instalaciones desmontables vuelve a subir por segundo año consecutivo

Imagen de una piscina desmontable.

Fueron el producto estrella del verano pasado y este año el fenómeno se repite de nuevo: la demanda de piscinas desmontables ha vuelto a dispararse ante la incertidumbre por la evolución de la pandemia y las previsibles restricciones para acudir a playas y piscinas.

En el primer trimestre de este año, las ventas de piscinas desmontables se han multiplicado por cuatro respecto al mismo periodo del año anterior, según señalan desde la tienda online especializada BeMyPool. El crecimiento supera incluso al registrado el año pasado, cuando la demanda de estos productos aumentó un 75% de acuerdo con COMAFE.

El verano pasado muchos clientes se quedaron sin piscina por falta de stock y este 2021 el patrón está siendo muy claro; más anticipación y sobre todo compras por internet”, explica Albert Flotats, el director de BeMyPool.

El perfil de clientes que están comprando piscinas desmontables de cara al verano son sobre todo los padres y madres de familia con niños pequeños o los abuelos de estas familias que cuidan de sus nietos en vacaciones.

Los precios oscilan desde los 35 euros de una piscina hinchable desmontable circular a los 12.000 euros de una piscina de madera de 12 metros de longitud, aunque la compra media ronda los 1.500 euros con accesorios.  

Agua de una piscina desmontable.

El éxito de ventas son las piscinas tubulares, las que se arman y desarman en los jardines y fincas, las más económicas y habituales entre los consumidores. Para tener el pack completo, el segundo producto de jardín más solicitado en esta tienda son las barbacoas.

Al igual que el año pasado, los colegios profesionales de Arquitectos, Aparejadores y Administradores de Fincas del país alertan del riesgo de instalar piscinas portátiles en terrazas o azoteas sin el asesoramiento de un técnico, ante el incremento de ventas que se están produciendo por la situación derivada de la crisis del coronavirus.

Compartir el artículo

stats