Juan José Cabré (Palma, 1957) se ha convertido en una suerte de fenómeno simpático de la televisión finlandesa. El mallorquín, gran aficionado a la canción española, pasó hace dos semanas por el Got Talent de Finlandia (Talent Suomi) metiéndose en el bolsillo al jurado por su desparpajo, alegría, buen humor y, por supuesto, por la interpretación de un tema. En concreto, el isleño se atrevió en el micro con No soy de aquí, ni soy de allá de Facundo Cabral. «Eres guapo y tienes grandes cojones», me dedicó un miembro del jurado. «Yo creo que no saben muy bien qué significa eso de cojones», comenta entre risas el técnico en electrónica nacido en Palma hace 63 años.

El concursante mallorquín fue eliminado «a las primeras de cambio», pero cuando se anunciaba el programa a la semana siguiente en el canal 3 de la televisión pública finlandesa siempre salía un fragmento de su aparición en el famoso formato. «Muchos amigos y conocidos finlandeses me preguntaban por el significado de la expresión «tener grandes cojones». Fue muy divertido», confiesa.

El programa le ha dado alas a Cabré para abrirse un canal de Youtube asesorado por su hija. «Una de mis aficiones es traducir al finlandés canciones en español. También toco un poco la guitarra y canto en el coro de la empresa donde trabajo», cuenta. Precisamente, es a través de su canal donde presenta temas traducidos «literalmente, es decir, que cuentan realmente lo que dicen esas canciones. Aquí en Finlandia cogen la melodía de las canciones melódicas españolas, tipo Julio Iglesias, y se inventan la letra. Ponen romanticismo donde no lo hay, entre otras cuestiones», indica.

Cabré puso rumbo a Finlandia en el verano de 1989. «Mi mujer es finlandesa y no acababa de estar a gusto en la isla. Tampoco le gustaban los colegios de aquí y, finalmente, entre los dos, decidimos poner rumbo a Finlandia», relata.

Juan José Cabré.

Actualmente, Cabré reside en Espoo. Trabaja en la empresa farmacéutica Orion Pharma, la industria farmacéutica más importante del país, en el departamento de producción de intravenosos, «donde tenemos mucho trabajo, estamos haciendo muchas horas extra a causa de la pandemia».

Además de dar clases de español en la empresa, el mallorquín fue entrenador del equipo de fútbol femenino infantil donde jugaba su hija. Gran aficionado al ciclismo, fue campeón de España de ciclismo contrarreloj juvenil A con Flaquer, Monroig y Obrador. «A mí me conocían por De José».