Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSOE avala proteger el lobo en toda España y el PP augura que implicará “aniquilar la ganadería”

Paloma Gázquez: “A la ministra Teresa Ribera no la salva de ser declarada ‘persona non grata’ en Asturias ni el presidente socialista Barbón”

El PSOE avala proteger el lobo en toda España y el PP augura que implicará “aniquilar la ganadería”.

El PSOE avala proteger el lobo en toda España y el PP augura que implicará “aniquilar la ganadería”.

La “guerra” del lobo se vuelve cada vez más compleja, pese a que los dos bandos en liza están bien definidos: los partidos de la izquierda quieren que la especie goce de protección especial en toda España, y no solo al sur del río Duero como hasta ahora, y las formaciones de la derecha se oponen rotundamente a esta propuesta, impulsada por la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

El último ejemplo del galimatías político que rodea al lobo se desarrolló el martes, en el Congreso de los Diputados, durante el debate de una moción presentada por el diputado Isidro Martínez Oblanca, de Foro, contra inclusión de la especie en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección especial (Lespre) en todo el territorio español. Porque si bien el Gobierno del Principado, del PSOE, ha manifestado su frontal oposición a que el lobo se proteja al norte del Duero, el Grupo Socialista en el Congreso puso como ejemplo de lo que pretende implantar en toda España, precisamente, el modelo de gestión del lobo de Asturias, donde la especie no es cinegética, pero si es objeto de controles poblacionales.

El debate celebrado en el Congreso, que tendrá hoy su punto final con la votación, comenzó con la intervención de Oblanca, quien resaltó que el Gobierno de Adrián Barbón se ha declarado “en rebeldía” contra la protección del lobo, y auguró “episodios delictivos muy crueles e inaceptables de furtivismo, cepos y veneno” si sale adelante la propuesta de Ribera. Instó al Ministerio a no permanecer “insensible e impasible ante el sentimiento de los ganaderos”. Y destacó el “grave riesgo” para “la viabilidad de muchas explotaciones ganaderas y la pervivencia del mundo rural” si se protege al lobo. Su propuesta: abrir “un espacio de diálogo con los sindicatos y las organizaciones del sector agroganadero y el medio rural para buscar puntos de entendimiento que permitan alcanzar una segura coexistencia de la actividad rural y la especie”.

El protagonismo asturiano continuó con la diputada del PP Paloma Gázquez, quien inició su alocución con una frase contundente: “A la ministra Ribera no la salva de ser declarada ‘persona non grata’ en Asturias ni el presidente socialista Barbón, ni tan siquiera una declaración de protección especial unipersonal; es decir, un Lespre a su medida”.

Aseguró que Ribera está “dispuesta a acabar con cualquier sector productivo asturiano”, y que para ello se centró “primero” en “aniquilar el sector secundario. Toda nuestra industria está herida de muerte por sus erráticas políticas energéticas”, criticó. “Y ahora le toca al sector primario”, indicó Gázquez, que augura un “desierto agroalimentario” si se protege al lobo.

Gázquez indicó que las políticas “inconexas, radicales y sin fundamento” de Ribera suponen la erradicación del ser humano del medio ambiente y hacen “imposible cualquier actividad económica”. Puso como ejemplo la protección del lobo en toda España, que en su opinión acabará con los sectores ganadero, lácteo y quesero y propiciará “la despoblación de la zona rural”. Y añadió: “La Ministra ha actuado unilateralmente, con desconocimiento del territorio, con total falta de rigor e ignorando la opinión de los ganaderos”.

Tras el respaldo a la propuesta de Teresa Ribera de Unidas Podemos (en Asturias IU está radicalmente en contra) y de otros grupos de izquierdas, intervino la socialista Eva Bueno Campanario, quien acusó a la derecha de “manipular y magnificar” el conflicto. “Han relacionado el lobo con la despoblación con una falta de rigor absoluta, absoluta” y “han puesto en cuestión el dictamen del comité científico, avalado por más de trescientos científicos y científicas”. Defendió la “coexistencia” del lobo con la ganadería extensiva y aseguró que el papel del depredador es vital a la hora de frenar las enfermedades que padecen los ungulados. Acusó a los partidos de la derecha de tener como único interés “cazar al lobo. Por eso critican el modelo de Asturias”, añadió.

Evolución de la distribución del lobo en España

Un estatus equivalente al que la especie tiene en casi toda la UE

Transición Ecológica crea un grupo de técnicos e investigadores para propiciar la “coexistencia” del depredador y la ganadería

Un grupo integrado por técnicos e investigadores buscará “un modelo armonizado de gestión y conservación del lobo” para toda España. Dependerá del Ministerio para la Transición Ecológica, aunque también participará el Ministerio de Agricultura. El grupo trabajará en coordinación con las comunidades autónomas. Habrá asimismo un comité responsable de evaluar el seguimiento continuo de las poblaciones de lobo, que elaborará y actualizará el censo estatal de la especie y propondrá un procedimiento común para la tramitación de pagos por daños, así como un sistema de tasación común para toda España.

El objetivo es propiciar la “coexistencia” del lobo y la ganadería y acabar con las “desigualdades y agravios comparativos” que implica la desigual protección de la que goza en la actualidad la especie en las diferentes regiones. Además, la protección del lobo en toda España, según los dirigentes estatales, supondrá aplicar un estatus equivalente al que existe para la especie en casi toda la Unión Europea (UE).

Las regiones del Noroeste, contrarias a proteger el lobo en toda España, han creado un comité técnico paralelo, al que se han sumado Madrid y el País Vasco.


Compartir el artículo

stats