Un bólido o ‘bola de fuego’ cruzó el cielo de Mallorca e Ibiza este martes pasadas las 21:30 horas.

El bólido fue captado por las cámaras de la Agrupación Astronómica de Ibiza en el Observatori Puig dels Molins. También se vio con claridad desde varios pueblos de la Serra de Tramuntana.

Bólido registrado ayer noche a las 21:27 hora local, captada por las cámaras del observatorio OPM de Ibiza. Se está...

Posted by Agrupación Astronómica Ibiza - AAE on Wednesday, February 24, 2021

El paso del bólido también fue confirmado por la Red de Investigación de Bólidos y Meteoritos: “Contemplemos la enorme luminosidad del bólido meteórico en sus fulguraciones que, desde las estaciones más cercanas, llegó a superar a la Luna”, afirmó en su cuenta de Twitter.

El Institut d’Estudis Espacials de Catalunya está trabajando para reconstruir su trayectoria y órbita. También se pudo ver desde numerosos puntos de la península como Madrid, Sevilla, València, Castelló, Murcia, Zaragoza o Extremadura, según numerosos reportes recogidos por la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos.

¿Qué es un bólido?

La Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos describe estos fenómenos como las estrellas fugaces más luminosas, con un brillo igual o superior al que presenta Venus. Se originan cuando una roca de origen interplanetario penetra en la atmósfera terrestre a velocidades comprendidas entre los 11 y 73 kilómetros horas. Suelen ser rocas desprendidas de asteroides, cometas de la Luna o Marte, aunque estás últimas son bastante más extrañas.

El surco luminoso que dejan a su paso por la atmósfera persiste durante unas varios segundos y puede incluso alcanzar la media hora en algunas ocasiones.

Un bólido puede también detectare acompañado de fenómenos acústicos como una explosión y a veces se pueden encontrar en el suelo algunos fragmentos del meteoro que ha resistido a la volatilización tras su entrada en la atmósfera.

Captados en numerosas ocasiones

Esta no es la primera vez que se capta una 'bola de fuego' cruzando el cielo de Baleares. Se trata de un fenómeno relativamente habitual que ya se produjo el pasado mes de mayo en Mallorca o en abril en Ibiza y en agosto.