El Gordo volvió a esquivar Mallorca pero la Lotería de Navidad repartió algunos pellizcos por la geografía insular. La lluvia de euros más importante cayó en la palmesana calle Niceto Alcalá Zamora, cuya administración, la número 32, vendió una serie del segundo premio (06.095) que repartió 1,25 millones de euros, y también otra serie de un quinto premio, el séptimo (43.831); en total, 1.310.000 euros. Además, el sexto quinto premio (28.674) dejó en Son Ferriol, en la avenida del Cid, casi un millón. Son Ferrer, en Calvià, y Artà también resultaron agraciados, con uno de los cuartos premios (75.981). Portals Nous, Can Picafort y Llucmajor completan la lista de núcleos que pescaron algo en el día de ayer.

El cava se degustó con gusto en Niceto Alcalá Zamora, donde pasadas las 13.00 horas cayeron en solo unos minutos dos premios, los más dormilones de la jornada: el segundo, que dejó 1.250.000 euros, y el séptimo quinto. La administración número 32, con la lotera Rocío García al frente, pronto se llenó de curiosos y vecinos para felicitar a la responsable por la cantidad de euros repartida. Los coches también se animaron a la fiesta y dejaron sonar sus bocinas a su paso por esta calle del barrio de Es Fortí.

«Ahora empiezo a ser consciente» de haber repartido 1.310.000 euros sumando el segundo y el quinto premio», reconoció Rocío García media hora después de que la Lotería de Navidad parara en su administración. «Estoy flipando», confesó al enterarse de la noticia, que conoció a través de la radio. «Ni idea de quién lo puede tener, aunque espero que se quede en el barrio. Estoy a la espera de poner cara a los premiados. Esto es lo mejor que nos podía pasar para acabar este 2020 tan malo, porque hemos notado que este año no se ha jugado tanto», suspiró con una gigantesca sonrisa que se asomaba tras su mascarilla.

Su compañera Gloria Valero, que lleva más de diez años trabajando en la administración 32, aclaró que «es el premio más importante que hemos dado en los últimos años de la Lotería de Navidad» y recordó que el pasado mes de agosto repartieron un millón de euros con el Euromillón y, hace tres años, 903.000 euros con una bonoloto. «Este es un barrio donde se juega mucho», aseguró tomada por la alegría y los nervios, «al no saber a quién le habrá tocado».

"Es lo mejor que nos podía pasar para acabar este mal año 2020", confesó la lotera Rocío García

Fina Urbano, vecina y jugadora habitual de la administración, a quien le tocó el reintegro, fue una de las vecinas que bajó a la calle para dar la enhorabuena a Rocío García. Aseguró estar «encantada, pero les tendría que haber tocado a ellos», comentó no sin antes dar «un dato importante: la administración 32 estaba situada hasta hace unos cuatro años en la calle Fábrica».

Juan Marcelo, propietario de Es Petit Café, un local cercano a esta administración, se mostró «muy satisfecho» con el dinero que llega al barrio. «En Es Fortí se juega mucho a la Lotería. Aquí hay gente con dinero. Yo compré cuatro décimos para sortear entre mis clientes y lamentablemente no nos ha tocado, pero aquí estamos, para abrir una de las botellas que había comprado por si nos tocaba a nosotros».

Otra vecina de Es Fortí, Rebeca Siquier, ejerció de maestra de ceremonias de la improvisada fiesta y entregó a la lotera una botella de cava. «Es un momento de felicidad que no se olvidará. Nos alegramos por ella», señaló la joven.

«No todo tiene que caer en los barrios del centro. Ahí sí que habrán notado un descenso de ventas este año, porque los turistas son buenos clientes y este 2020 no ha venido ni uno», comentó Miquel Font, un viandante que, curioso, siguió con atención todo lo que ocurría en la acera más alegre de Palma.

Esta administración también vendió el séptimo quinto premio, el número 43.831, que también se repartió en Llucmajor, en la calle Obispo Taxaquet, 69.

El 06095 ha sido agraciado con el segundo premio de la Lotería de Navidad Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE