Un llaüt y una gyoza d’arròs brut representarán a Mallorca en el Concurso Nacional de Pinxos y Tapas de Valladolid, que se celebrará los días 9, 10 y 11 de noviembre. Ayer se dieron a conocer a los 46 seleccionados para participar en la 16ª edición de esta competición gastronómica, en la que figuran dos mallorquines.

Por una parte, la manacorina Antònia Massanet participará en nombre del restaurante de la Rafa Nadal Academy. Su tapa destaca por una original presentación ya que se presenta en forma de llaüt, con el que reivindica el patrimonio marítimo de la isla y, a la vez, «quiere concienciar sobre la importancia del reciclaje y aprovechamiento de la basura orgánica». Massanet explica que esta creación culinaria tiene un valor sentimental, ya que representa la barca de su abuelo, en la que veraneaban, y también evoca el guiso de sepia tradicional de su abuela. Para su propuesta, usa un hueso de jibia (barqueta de sípia), que simula la embarcación. A continuación, encontramos un pan de algas y piñones, que sirve de base para la sípia amb salsa (elaborada con cebolla, laurel, tomate de ramellet), y finaliza la tapa con un baño de la tinta de sepia, un gel de pasas y guisantes liofilizados. «El concepto -matiza- parte de la formación recibida en la Escola d’Hoteleria de les Illes Balears y del trabajo realizado con profesionales como Andreu Moreno, con quien comparte oficio en el restaurante Sa Punta de Son Servera y quien ha participado en dos ediciones de esta competición estatal.

Por otro lado, Xema Álvarez, chef del restaurante Catalina la Fina y ganador de Tapalma 2019, presentará una gyoza d’arròs brut. El cocinero de Palma comenta que se trata de una empanadilla, en este caso japonesa, estilo gyoza. Para ello, cocina un arròs brut «como el que hace la abuela, pero sin el cereal, con costilleja, pollo, colomí, conejo, con sus verduritas y las cuatro especias (nuez moscada, canela, pebre bo y clavo). A continuación colamos el caldo, desmenuzamos la carne de los huesos y hacemos una farsa de croqueta». Para finalizar, cocina la gyoza al vapor y le da un golpe de calor a la plancha, con un poco de aceite, para que se fría la base. Se sirve encima de una copa de cava, dentro de la que hay el caldo del arròs brut y, encima la gyoza, con un paté de hígado de conejo y encurtido picante.

Eivissa también estará representada por el chef vasco Aingeru Echevarría, del restaurante Can Terra, con una tapa que ha bautizado como ¿Bollo o mantequilla?