Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mi gran amor de verano

Tomeu Penya: "Los mejores amores son los secretos, y de esos tiene todo el mundo"

El cantante de Vilafranca se reivindica como un romántico 'revetler': "Soy mucho más romántico y sensible de lo que la gente se cree"

El cantautor posa en la plaza Tomeu Penya de Vilafranca de Bonany.

El cantautor posa en la plaza Tomeu Penya de Vilafranca de Bonany.

Tomeu Penya llega puntual a la plaza de Vilafranca de Bonany que lleva su nombre. Tocaría explicar, ahora, una bella, o caliente, o divertida o muy reciente o muy antigua historia de amor de verano del cantautor, pero no. Nadie se cree que Tomeu Penya no tenga una historia de amor de verano para contar, evidentemente. El problema, a veces, es la cantidad. "Son tantas" que no es capaz de decidirse por ninguna. "Cuando yo empecé a tocar, en los veranos de los años sesenta, estábamos 15 días enamorados de alguien y los siguientes 15 días de otra persona", cuenta el cantautor, que revela que llegarán nuevas canciones "pronto".

Aunque no cede a dar un nombre, un país de origen o describir algunas sensaciones, sí que apunta que no por largas y duraderas las historias de amor son mejores. Para nada: "Yo tengo clavadas en la memoria historias de amor de verano de una noche". Quién sabe si algún día las recordará en voz alta.

P ¿Cuántas veces se ha enamorado Tomeu Penya?

R Yo siempre he estado enamorado de alguien o de algo. Pero si una cosa he aprendido de todos los amores, es que la mujer mallorquina es la mejor que existe, en lo tierno y en lo sexual. Yo la descubrí cuando ya tenía más de 30 años, porque antes había estado con muchas extranjeras, sobre todo cuando tocábamos con el grupo y yo aún no era Tomeu Penya. Piensa que los mallorquines somos así, es nuestra raza: vamos siempre calientes. Y las mallorquinas son nuestras hijas.

P ¿Es más fácil ligar cuando uno toca la guitarra? Confiese.

R Yo no he ligado nunca. El rollo este del picador... No, nunca lo he sido. Ellas ligaban conmigo. En aquella época, en los sesenta, los que trabajábamos en el turismo, en la restauración, en los puestos de recepción, los músicos€ Todos teníamos nuestras historias. Sobre todo los músicos. Pero, a ver, por muy guapo que fueras, si no eras un poco listo, te dejaban rápido.

P ¿A los 70 años también va caliente un mallorquín?

R Yo tengo 69, mi número favorito [en teoría es del 1949 y tiene 71, pero según él mismo son 69]. Pero sí, a los 70 también, lo que pasa es que ya no puedes hacer los estragos que hacías antes. Me refiero a beber, jugar, salir, fornicar... Da pereza.

P Usted ha escrito multitud de canciones románticas pero también otras de muy calientes. ¿Son estos dos ingredientes indispensables para una buena historia de amor?

R Yo tengo estas dos vertientes. Mucha gente me ve como un cachondo, pero soy muy sensible y romántico, mucho más de lo que la gente se cree. De todas mis canciones, que son muchísimas, más de la mitad son tiernas, de amor. Pero también soy un revetler, y me gusta jugar. Como a todos. Soy una persona muy abierta. Sobre todo musicalmente. Y también a nivel sexual y amoroso. Soy, como dice mi canción, un romántico revetler.

P ¿Cuáles son los mejores amores?

R Los secretos. Todo lo que se hace a escondidas tiene un punto de juego y de tensión que hace que sea el mejor, de los más grandes y emocionantes. Siempre hay que ir con cuidado, estar en alerta. Y todo el mundo tiene amores secretos, todo el mundo. Y si no pasa, si no se consuma, es una frustración. Yo he sido muy fiel, pero siempre ha llegado un punto en el que, bueno€ Los principios siempre son maravillosos, esto está claro.

P ¿Se casó de una borrachera?

R Podría haber sido yo, pero no. La canción la escribí a partir de una historieta que me contó un amigo mío de Cala Ratjada, que fue el que se casó. Por cierto, un amigo que no me ha vuelto a hablar más después de sacar la canción.

P Se divorció hace unos años. ¿Sigue soltero?

R Sí, y no lo cambiaría por nada. Ahora nadie me dice que me tengo que cambiar los calzoncillos cada día.

P Entonces, si nos vuelven a confinar, no quiere estar acompañado.

R No. Estos meses me he encontrado muy bien. Estar solo es muy bueno. He estado escribiendo canciones y pronto voy a entrar en el estudio a grabarlas, siempre con mi discográfica, Blau. Y si nos vuelven a encerrar, quiero estar solo. No me importa.

P ¿Qué le da miedo a Tomeu Penya?

R Salir a andar por foravila y que me pase algo y no me encuentren. Y que me encuentren después por lo mal que huele mi cadáver. No, en serio. El tema de la pandemia creo que nos lo tomamos un poco a la ligera, y esto sí que me preocupa.

P Jo et duré a casa si fa mal temps, jo t'empararé si un cas tens por, jo te cuidaré si estàs malalta, de tot cor, canta en De tot cor. ¿Es esto el amor?

R Estar enamorado es como una enfermedad que no puedes evitar, que te hace estar embobado, como si todo el día estuvieras flotando. Pero el enamoramiento es solo un principio para llegar a la estimación. Para llegar allí hay que tener paciencia. Y yo cuando era joven no tenía, por eso solo me enamoraba. Estos últimos años sí que he tenido paciencia. Pero se puede estar enamorado de alguien y no tenerlo, y no está mal. Lo que no puede ser es vivir o convivir con alguien de quien no estás enamorado. Para esto, mucho mejor es estar solo.

Compartir el artículo

stats