02 de agosto de 2020
02.08.2020
Diario de Mallorca
Entretenimiento

Montar un cine con pantalla grande en el jardín de casa

Una empresa ibicenca que acaba de aterrizar en Mallorca ofrece la instalación de un equipo para ver películas en los espacios exteriores de los hogares - El precio del servicio básico es de 575 euros

01.08.2020 | 20:46
Vista del jardín de una finca ubicada en la Serra con la instalación de la pantalla y los 'puffs' sobre el césped.

La nueva situación que vive el país ha provocado que los ciudadanos busquen nuevas formas de socializar cumpliendo las normativas de seguridad e higiene. Y aquí entra en juego Cinema Paradiso, una empresa ibicenca que acaba de aterrizar en Mallorca. Su negocio consiste en montar un cine en tu jardín. El contexto actual ha hecho que muchas personas busquen actividades alternativas para disfrutar del verano, y poder ver una película en pantalla grande sin moverte de casa es algo novedoso. DIARIO de MALLORCA estuvo la noche del viernes en una proyección en una casa rústica situada en la Serra de Tramuntana. "El servicio que nosotros ofrecemos cuesta 575 euros y varía en función de lo que vayan añadiendo los clientes, como por ejemplo la máquina de palomitas", cuenta Joachim, el encargado de la empresa. La película la elige el cliente, ya sea vía DVD, Blu ray o alquiler a través de internet. En el evento del viernes, la elección fue Parásitos, la útima ganadora del Oscar a mejor película: "La mejor promoción es el boca a boca; es la mejor manera de conseguir nuevas oportunidades", comentan desde la compañía.

Los asistentes conversan y hablan sobre la organización. Casi todos los comentarios tienen un mismo denominador común: el gran privilegio de estar en un entorno idílico disfrutando de una de sus mayores pasiones. Además, insisten en la comodidad ya que les han facilitado puffs para que el visionado sea aún más apetecible. "Lo bueno de esto es poder olvidarte de las preocupaciones durante un rato para disfrutar de la gente y de una buena película", dice uno de los asistentes. Algunos se fijan en el tamaño de la pantalla, que creían más pequeña y declaran haberse llevado una grata sorpresa. La ceremonia empieza antes de que dé comienzo la película, por lo que los asistentes tiene la posibilidad de interactuar entre ellos, siempre respetando las medidas de seguridad. La mayoría son parejas o grupos de amigos, ya que se trata de una actividad más grupal que unipersonal.

Laura Silio, promotora del acto y freelance audiovisual, vio una oportunidad perfecta para combinar su trabajo con esta actividad: "Les ofrecimos hacer un reportaje visual y aceptaron sin pensarlo". La finca es propiedad de su familia, por lo que ha tenido muchas facilidades a la hora de ejecturar este plan: "Los asistentes son amigos míos. Se lo ofrecí y aceptaron al momento". Espera poder seguir colaborando con Cinema Paradiso en futuros proyectos porque ve una gran viabilidad. "No descartamos hacer más eventos así, todo dependerá de si ellos quedan contentos con el resultado", declara Silio. Trabaja con Rafa, que también se dedica al mundo audiovisual.

Alejo acude a la invitación de su amiga Laura, que es la organizadora del evento: "Es toda una novedad porque no podemos hacer cosas en lugares cerrados, y nosotros tenemos el privilegio de disfrutar de una experiencia increíble". Está emocionado porque es su primera vez en una actividad de este tipo. "Estamos acostumbrados a ir a lugares por la noche como discotecas, y esto es una oportunidad para hacer actividades diferentes". Había visto películas en lugares públicos pero nunca había estado en una situación así.

Yolanda, que es amiga de Laura y está de vacaciones en Mallorca, habla sobre esta posibilidad: "Nunca se te pasa por la cabeza montar un cine en una casa así". Ha aprovechado la ocasión para vivir la experiencia. Afirma no haber tenido problemas para visitar sitios o hacer planes con sus amigos: "Inlcuso se está mejor así, sin turistas". Entre risas, confiesa que hará algunos vídeos para la red social Instagram y será la envidia de internet.

Para ellos, lo más especial de la velada es el entorno: "Es un privilegio poder ver una película en un lugar así porque el sitio invita a estar más cómodos y relajados". Creen que ahora es un buen momento para promocionar y hacer actividades así por la situación pandémica que vive el país: "Incluso si a la gente le gusta podría tener éxito cuando haya pasado todo". Son conscientes de que no todo el mundo puede permitirse organizar una actividad de este calibre, pero animan a todo aquel que pueda a probarlo y experimentar "una experiencia única".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook