31 de julio de 2020
31.07.2020
Diario de Mallorca

Emotiva pedida de mano en la Platja de Palma

Un turista alemán sorprende a su pareja al entregarle el anillo durante la cena en el restaurante 'L'A' ante la sorpresa del resto de clientes

31.07.2020 | 18:45
Emotiva pedida de mano en la Platja de Palma
Emotiva pedida de mano en la Platja de Palma

El amor de un turista alemán por su pareja Franziska elevó el romanticismo a la máxima expresión en la noche del jueves en la Platja de Palma. Christian protagonizó una emotiva pedida de mano en la terraza de la Pizzeria Trattoria 'L'A' que enterneció al resto de clientes y los propios trabajadores de este emblemático establecimiento de la zona. El germano avisó por la tarde a la manager del restaurante, Olivia Martínez-Carrasco, que le gustaría reservar una mesa con vistas al mar que estuviera especialmente decorada para el entrañable momento. Dicho y hecho, con pétalos de rosa y otros adornos. Fue el propio Christian el que incluso llevó a escondidas los globos en forma de corazón que quería que le acompañaran en la velada.

Los novios cenaron con normalidad como cualquier otra pareja hasta que llegó el momento del postre. En ese momento, tal y como se refleja en el vídeo, el enamorado pidió que sonara música para la ocasión para llevarle los dulces... y el anillo. Después de servir a su chica, y ante la mirada de los presentes, decidió ponerse de rodillas ante ella visiblemente emocionado y entregarle la alianza que había comprado en la isla aquel mismo día. Franziska se mostró tímida en ese instante, pero cuando le pidió la mano respondió sin dudarlo. "Ja", "yes", "sí", contestó con una sonrisa en alemán, inglés y español antes de besarse con pasión entre los aplausos de los asistentes a la escena, al más puro estilo de la película más romántica de Hollywood. Después una calesa les recogió en la puerta del local para dar su primer paseo por la Platja de Palma como futuro matrimonio hasta llegar a su hotel, el Pure Salt Garonda, para seguir la celebración en la intimidad. No era para menos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook