19 de mayo de 2020
19.05.2020
Diario de Mallorca
Crisis del coronavirus

Cómo adaptar una mascarilla de adulto al tamaño de un niño

Adapta una mascarilla quirúrgica al tamaño de los más pequeños sin utilizar ningún tipo de material

19.05.2020 | 18:21
Cómo adaptar una mascarilla de adulto al tamaño de un niño

La pandemia del coronavirus ha provocado en momentos determinados una gran escasez de las medidas de protección básicas en muchos países. En España durante las primeras semanas de confinamiento las mascarillas eran un bien preciado muy complicado de conseguir. Sin embargo, a medida que han ido transcurriendo los días los suministros han ido llegando al país y a día de hoy se pueden encontrar en la mayoría de farmacias e incluso en algunos supermercados.

No obstante, obtener mascarillas diseñadas para los niños sigue siendo una tarea complicada, pues la oferta no es tan amplia. Este problema es posible que se vea agravado a partir de este miércoles, cuando el uso de mascarillas pase a ser obligatorio en lugares cerrados y en abiertos cuando no se pueda guardar la distancia de seguridad.

Si no hemos conseguido una máscara facial para los más pequeños de la casa no hay de que preocuparse, pues existen alternativas que nos pueden servir. La mejor opción es utilizar una mascarilla de adultos adaptada al tamaño que necesita un niño.

Así, algunas instituciones públicas, como el Colegio de Farmacéuticos de Baleares o el ayuntamiento de Pedralba han publicado algunos vídeos en los que explican con todo lujo de detalles los pasos a seguir para adaptar una mascarilla quirúrgica de adulto para que pueda ser utilizada con garantías por los más pequeños.

En el vídeo se explica cómo siguiendo unos pocos y muy sencillos pasos podemos tener nuestra mascarilla para niños:

Primero, se deben realizar dos pliegues a la mascarilla, uniendo la parte que debe quedar en la parte de la nariz con la de la barbilla. La parte azul debe quedar en el interior.

Acto seguido, ataremos una de las domas sobre el dedo índice y estiraremos el lazo hacia el interior. Repetiremos la acción con la goma del otro extremo. De esta manera, se mantendrán los pliegues.

Por último, debemos darle la vuelta a la mascarilla y ya estará lista para que la utilicen los más pequeños.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook