09 de marzo de 2020
09.03.2020
Diario de Mallorca
8-M: Día de la mujer

La fuerza colectiva en el corazón de la calle

El éxito de las movilizaciones del 8-M reside en las reivindicaciones en la vía pública

09.03.2020 | 11:59
La fuerza colectiva en el corazón de la calle

Cientos de asambleas, asociaciones y organizaciones volverán a reunir a miles de ciudadanos para celebrar el Día Internacional de la Mujer, y a tomar la calle para hacer que se escuchen y atiendan sus reivindicaciones. Una cita en la que culmina un trabajo realizado día a día. Las manifestaciones preparadas para el 8-M traspasan fronteras y van más allá del entorno laboral y personal. Unas reivindicaciones que cada año reciben más manifestantes.

El corazón de las manifestaciones se impulsa gracias al esfuerzo de miles de mujeres cuyo objetivo está en luchar contra la desigualdad, la discriminación y la violencia hacia ellas. En el Día Internacional de la Mujer la igualdad toma las calles, un día en el que todas las mujeres se sienten representadas y en el que pueden participar con independencia de sus circunstancias personales.

Desde la ONU Mujeres pretenden hacer del 2020 el año de la mujer. Tal y como señalan desde esta organización, "la igualdad de género no es solamente un derecho humano básico, sino que su logro tiene muchísimas consecuencias socioeconómicas", y destacan que "el empoderamiento de la mujer impulsa economías prósperas". Sin embargo, la mujer se sigue enfrentando a la discriminación laboral y salarial, a la violencia, a la falta de reconocimiento y un sinfín de obstáculos para desarrollarse como persona.

Hito histórico

Las manifestaciones del 8-M celebradas en los tres últimos años han venido acompañadas por una convocatoria de paros. En 2017 el paro internacional feminista llegaba también a España. Un punto de inflexión ya que en 2018 fue a más, para convocarse la primera huelga feminista de 24 horas en todo el país. Todo ello con el fin de hacer visible la importancia de la labor que realizan las mujeres en todos los ámbitos de la vida y de la sociedad. Esto supuso un hito histórico en la lucha feminista.

En ese mismo año, a las manifestaciones convocadas asistieron 170.000 personas en Madrid y 200.000 en Barcelona (según informaron desde la Delegación del Gobierno y la Guardia Urbana, muy distintos a las cifras ofrecidas por las organizaciones convocantes). Y en 2019 las cifras se disparaban, reuniendo en la calle unas 350.000 personas en Madrid y 200.000 en Barcelona (de nuevo datos ofrecidos por las mismas fuentes). Cifras importantes que también se recogieron en otras capitales como Bilbao o Sevilla con unas 50.000 personas (según fuentes oficiales). Dichas manifestaciones se reprodujeron en toda la geografía española, tanto en ciudades como en municipios.

Las claves

Que la participación en las calles cada vez es mayor es indudable. ¿El motivo? Muy sencillo. Estas manifestaciones se organizan gracias a una fuerte base asociativa y colaborativa. Además del importante número de asociaciones feministas de distintos ámbitos, existe una fuerte red de asambleas y colectivos feministas que trabajan desde los barrios, de manera cercana, donde se reúnen de forma abierta y preparan acciones durante todo el año formadas por vecinas, amigas, madres, hijas, compañeras de trabajo. Muchas de estas organizaciones trabajan de forma conjunta con la Comisión 8 de Marzo, una de las principales plataformas convocantes y que se define como "el espacio unitario de organización, encuentro, debate y reunión del movimiento feminista". Desde los barrios hasta los pueblos y ciudades, y desde lo individual a lo colectivo, para tomar la calle y hacer que la sociedad tome conciencia.

Para preparar la jornada, desde la Comisión 8-M y sus asambleas han organizado una serie de acciones bajo el lema Revuelta Feminista, cuyo objetivo es calentar motores y brindar la oportunidad de ampliar la participación del Día Internacional de la Mujer, durante los ocho días previos a su celebración. Para este año se han convocado manifestaciones, charlas y talleres. Desde la Asamblea Feminista Unitaria de Sevilla destacan que este trabajo realizado "ha sido un proceso de trabajo intenso y colaborativo, creativo e innovador, apasionado y combativo". Desde la misma organización de Sevilla participan activamente mujeres con situaciones personales y profesionales muy diversas, con distintas opciones sexuales y orígenes, con diversidad funcional (invisibilizadas), ecofeministas, pro derechos, antiguas y nuevas feministas, independientemente de la edad que tengan. Todas las mujeres están aquí representadas.

Derechos básicos

Otro motivo que lleva al éxito de las movilizaciones del 8-M son las reivindicaciones a pie de calle, que no dejan de ser derechos básicos apoyados por la ONU. La Comisión 8 de Marzo de Madrid en su argumentario preparado para las movilizaciones feministas de este año 2020, establece sus reivindicaciones en cuatro ejes: las violencias, los cuerpos, las fronteras y la economía. Aspectos que afectan a toda la sociedad.

La dedicación al entorno familiar y a los cuidados sin reconocimiento, la desigualdad y la discriminación laboral, la violencia, las fronteras y el racismo, la situación de las mujeres migrantes, la educación afectivo-sexual, la lucha contra las violencias machistas o la ecología relacionada con el consumo y una economía sostenible, entre otros muchos aspectos, requieren una atención especial.

Otras protestas feministas

El movimiento #MeToo supuso una clara ruptura del silencio establecido alrededor de una dura realidad. En 2017 saltaba el escándalo y el magnate Harvey Weinstein era acusado de violación y acoso sexual por casi cien mujeres. Productores, directores y actores salieron a la palestra denunciados por acoso, abuso sexual y violación. La industria del cine fue solo el comienzo puesto que las mujeres en EEUU comenzaron a hablar y comenzaron a denunciar en otros ámbitos como la política. Las manifestaciones fueron todo un fenómeno social de denuncia. Al igual que las multitudinarias coreografías de Un violador en tu camino, el himno de las mujeres chilenas cuya fuerza ha llegado a todos los rincones del planeta, creado por el colectivo feminista Las Tesis, para visibilizar la violencia que sufren.

Precisamente es la fuerza colectiva la que impulsa el corazón del 8-M y de las manifestaciones y huelgas que se van a suceder a lo largo de todo el planeta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook