05 de marzo de 2020
05.03.2020
Solidaridad

Silvia Venegas comparte en Es Liceu la realidad de los niños refugiados

Alumnos y padres del colegio de Marratxí asistieron a la proyección del documental ganador del Goya

04.03.2020 | 23:18

El documental Nuestra vida como niños refugiados en Europa le ha dado a su directora, la felanitxera Silvia Venegas, la alegría de ganar un Goya, pero más que eso ha supuesto acercarse a una realidad, la de los niños refugiados que llegan solos a Europa, y la de poder compartirla. Venegas estuvo ayer en el colegio Es Liceu de Marratxí para asistir a la proyección de su cortometraje y al coloquio posterior. Maria Ferrer, directora de Diario de Mallorca, fue la encargada de presentar y moderar la mesa redonda en la que participaron, además de Venegas, Carlos Martín, portavoz de la Plataforma Balears Acollim; Mercedes del Pozo Abejón, patrona de Unicef España y presidenta del Comité de Balears; Susana García Chavero, educadora social y trabajadora en el centro de primera acogida Norai; y Marta Serra Mir, trabajadora social técnica de juventud e informadora juvenil en el ayuntamiento Marratxí.


Silvia Venegas, izquierda, ayer en Es Liceu junto a su familia. DM

Acompañada de toda su familia, vecinos de Portocolom, Silvia Venegas dijo que poder compartir su trabajo con el público es "lo más bonito que me pasa en mi profesión". La directora anunció que Nuestra vida como niños refugiados en Europa se proyectará el próximo 10 de junio en el Parlamento Europeo. "Es una buena noticia, porque allí es donde se hacen las leyes", dijo. Venegas explicó que la idea de este documental surgió al conocer las vivencias de un grupo de niños refugiados en Suecia: "Sentí la necesidad de hacer una película en la que hablaran ellos". Venegas apuntó que le impactaron las historias y también el hecho de que más de diez mil menores no acompañados han desaparecido tras ingresar en Europa. Para conseguir un "espacio de intimidad, compartimos mucho tiempo con ellos antes de rodar". El equipo recogió el testimonio de niños que vivían en campos de Lesbos y Atenas y también de otros menores que residen en Suecia. "Los niños de Lesbos tuvieron miedo de dar la cara. A pesar de que teníamos todos los permisos, finalmente el gobierno Griego no nos dejó entrar en los campos. En Suecia, fue todo más fácil", relató.

Venegas coincidió con el resto de ponentes en que no iba a utilizar la palabra MENA para referirse a esos menores. Se destacó que por encima de todo son niños con todo lo que esa palabra conlleva de protección y cuidado.

La presidenta de Unicef en Balears defendió que los menores "tienen los mismos derechos que cualquier niño". Desde esta perfectiva, Susana García resaltó la necesidad de que se atienda, además de sus necesidades básicas, los "traumas" psicológicos. Carlos Martín reclamó una "Greta Thunberg en defensa de los refugiados" y Marta Serra alertó del discurso político contra los inmigrantes que huyen de problemas económicos y sociales en sus países.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook