16 de febrero de 2020
16.02.2020
Óbito

Muere Caroline Flack, presentadora de Love Island

Presentó el programa en el que solteros buscaban el amor en Mallorca

16.02.2020 | 11:52

La popular presentadora británica Caroline Flack falleció el pasado sábado a los 40 años de edad, según ha confirmado la familia a través de un comunicado: "Pedimos a la prensa que respete la privacidad de la familia en este momento tan difícil". La televisiva, que fue exnovia de Harry Styles y también se la relacionó con el príncipe Enrique, fue hallada sin vida en su casa y el abogado de la familia ha confirmado que se trata de un suicidio.

Hasta hace poco Caroline presentaba el reality Love Island en la cadena ITV, un formato similar a La isla de las tentaciones. Dejó de estar al frente del programa tras ser arrestada por agredir presuntamente a su pareja Lewis Burton. La británica se declaró inocente en una primera comparecencia pero tenía pendiente ir a declarar el 4 de marzo. Por el momento, el juez le había impuesto una orden de alejamiento de su novio que seguía vigente. A pesar de ello, Burton compartía una foto de ambos en San Valentín con el mensaje: "Te quiero", dando a entender que su relación no se había acabado. Tras conocer su muerte, Lewis le ha dedicado unas emotivas palabras en las que deja ver su profundo dolor.

La cadena ITV que emite el reality que ella conducía también ha transmitido sus condolencias a través de un mensaje: "Todos en Love Island e ITV está consternado y entristecido por esta noticia desesperadamente trágica. Caroline era un miembro muy querido del equipo de Love Island y queremos enviar nuestras más sinceras condolencias a su familia y amigos".

Sa Carrotja, en ses Salines, y Casa Amor, en Sant Llorenç des Cardassar, acogieron en 2016 y 2017, respectivamente, el Love Island británico. Casa Amor se puso a la venta el pasado mes de septiembre. La lujosa vivienda, por la que se pedían casi tres millones de euros, está situada en las afueras del municipio de Sant Llorenç. El programa de televisión, en el que un grupo de chicos y chicas comparten casa, piscina y cama supuestamente en busca del amor, la convirtió en una casa icónica. El reality tiene una media de 3,8 millones de espectadores, y es un auténtico fenómeno en el país británico del que se habla diariamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook