09 de julio de 2019
09.07.2019
De verano

Gareth Bale, tres días de boda en Mallorca

El futbolista galés y su pareja, Emma Ryhs-Jones, se casaron el pasado 20 de junio en sa Fortalesa - La ceremonia, a la que solo acudieron familiares, se desarrolló entre fuertes medidas de seguridad

08.07.2019 | 20:11

A la cuarta fue la vencida. Gareth Bale y su pareja y madre de tres hijos, Emma Ryhn-Jones, se dieron por fin el sí quiero en una de las villas que se encuentran en sa Fortalesa (Pollença) el pasado jueves 20 de junio. Una ceremonia y posterior celebración que se alargó durante tres días a la que solo acudieron familiares y que estuvo rodeada de fuertes medidas de seguridad y contratos de confidencialidad.

Aunque muchos medios de comunicación británicos apuntaban este fin de semana con la posibilidad de que el futbolista galés se hubiera casado en secreto el pasado sábado, y que lo había hecho en la isla de Tagomago, DIARIO de MALLORCA puede confirmar que la ceremonia y posterior fiesta tuvo lugar en sa Fortalesa los días 20, 21 y 22 de junio y que estuvieron presentes los tres hijos de la pareja, Alba Violet (2012), Nava Valentina (2016) y el pequeño Axel Charles, nacido el pasado 2018.

También estuvieron presentes los padres del deportista, Frank y Debbie, su hermana Vicky y la madre de la novia, Suzanne McMurray. Si finalmente el padre de Emma Rhys-Jones, Martin, acudió en algún momento a la celebración, no se ha podido confirmar. Lo que sí es seguro es que no participó ningún jugador de la plantilla del Real Madrid, y eso que Lucas Vázquez, delantero merengue, tal y como informó este periódico hace unas semanas, se encontraba esos mismos días en Mallorca, concretamente en La Residencia, en Deià, donde pasó varios días de vacaciones con su hijo Lucas, sus padres y sus suegros; su mujer, Macarena Rodríguez, estaba de viaje con amigas por los Estados Unidos.

Los preparativos en sa Fortalesa, que se llevaron a cabo con una total discreción, se prolongaron durante cinco días. Varios interioristas y decoradores llegados incluso desde Alemania participaron en los arreglos florales y en la puesta a punto de una de las villas que alberga sa Fortalesa. Todo en un entorno único que permite una total discreción. Aún así, para asegurarse la confidencialidad, la pareja hizo firmar a cada una de las empresas participantes y cada uno de sus trabajadores un contrato que incluía sanciones de hasta 50.000 euros si se filtraba algún tipo de imagen .

Tres días de fiesta, con los novios luciendo para su gran día frac oscuro (él) y vestido asimétrico en blanco tradicional (ella) y música en directo gracias a una banda llegada desde el Reino Unido. Todo para la felicidad de un Gareth Bale que se incorporó ayer a las órdenes de Zinedine Zidane con su futuro laboral más que incierto. Al menos, su faceta familiar es, a día de hoy, algo más tranquila.

Suegro conflictivo


No ha sido fácil para la pareja contraer matrimonio. Aunque llevan juntos más de quince años, hasta en tres ocasiones Gareth Bale y Emma Ryhs-Jones han tenido que posponer su boda. La primera vez, porque el padre de la novia había sido condenado a seis años por un delito de fraude que rozaba los 2,5 millones de euros. Después, una serie de amenazas relacionadas con una banda mafiosa del mundo de las drogas volvía a poner en suspense la fecha. En 2018, nuevas tensiones familiares cancelaron el enlace.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sorteos

La cala misteriosa

¿Reconoces esta playa? Adivina las calas que te proponemos y cada semana entrarás en el sorteo de un libro de 'Todas las playas de Mallorca', de Miguel Ángel Álvarez Alperi.

 

¡Te invitamos a Marineland!

Pon a prueba tu memoria y llévate una de las 5 entradas que regalamos