Las salas del Museo de Mallorca sometidas a una gran reforma con la que han ganado en amplitud y luminosidad se abrirán al público y podrán ser visitadas a partir de la próxima primavera, según anunció ayer la consellera de Educación, Cultura y Universidades, Núria Riera, durante una visita a las dependencias de Ca la Gran Cristiana.

Estas son las previsiones que manejan los responsables de un centro de titularidad estatal con la gestión transferida al Govern y con dependencia orgánica de la conselleria que, para acometer estas obras, ha recibido una ayuda de 10,5 millones de euros del ministerio de Cultura. Otra partida, esta cifrada en poco más de 500.000 euros, se ha destinado al plan museológico de la sección de Bellas Artes, sacado a concurso y ganado por una empresa de Barcelona que durante cuatro meses, de diciembre a marzo de 2015, trabajará in situ en la instalación del proyecto expositivo.

"A partir de diciembre nos adaptaremos a las necesidades del trabajo de esta empresa. En la medida de lo posible intentaremos que la exposición temporal de objetos históricos desde la prehistoria a la época islámica -las únicas salas abiertas a día de hoy- siga abierta", señaló la directora del centro, Joana Maria Palou.

El reordenado museo destinará la planta noble y la tercera a pintura, escultura y artes decorativas, desde el siglo XIII al siglo XX, hasta el periodo de la Guerra Civil.

La sección de arqueología no estará lista hasta 2016, según avanzó Palou, lo que significa otro retraso en la agenda anunciada meses atrás -se dijo que podría abrirse en 2015-. "Vamos a luchar en Madrid para conseguir financiación para la parte de arqueología", aseguró la consellera Riera.

El centro de la calle Portella y el ministerio de Cultura ya trabajan en el proyecto museológico y museográfico de la sección de arqueología, miles de piezas que esperan la hora de ser exhibidas en las dos plantas -subterránea y planta baja- que explicarán la historia de la isla desde la prehistoria a la Conquesta.

Tres espacios que supondrán una novedad para el museo y que están pendientes de concurso son la cafetería, la tienda -ambas conectadas con el patio de Ca la Gran Cristiana- y la sala de didáctica, preparada para llevar a cabo talleres para escolares, estudiantes u otros tipos de colectivos.

En su visita al Museo de Mallorca, la consellera Riera destacó el valor de las piezas que alberga el centro: "Aquí se encuentra toda nuestra historia y queremos que todo el mundo lo conozca y lo pueda disfrutar porque forma parte de nuestra tradición y nuestra historia".

El Museo de Mallorca fue creado en 1961 a partir de las colecciones del antiguo Museu Provincial de Belles Arts, de la colección Marroig, de las colecciones arqueológicas de titularidad del Estado, de los fondos depositados por la Societat Arqueològica Lul·liana y por el Museo del Prado. Desde entonces los fondos se han incrementado de manera extraordinaria, divididos en las secciones de arqueología, etnografía, bellas artes y artes decorativas e industriales.