­Guillermo Krug empezó a escribir en 1879 una historia que a día de hoy todavía continua. La calle Colón de Palma sirvió al emprendedor germano -de ahí el nombre de la empresa- para fundar la Relojería Alemana que 135 años después sigue vendiendo productos exclusivos de relojería y joyería de calidad y lujo. Krug legó su creación a su amigo y colaborador Pablo Fuster Cortés al morir sin descendencia. Allí comenzó la dinastía de los Fuster.

Blanca, Paula y Pablo Fuster son los actuales dirigentes de esta empresa familiar y los herederos en la cuarta generación que dirige el negocio relojero. "Nuestro éxito radica en el trato cercano que ofrecemos a todos nuestros clientes y a la exclusividad de nuestros productos", afirma Pablo Fuster.

Prueba de ello es la nueva boutique situada en el Passeig del Born. Una joya arquitectónica diseñada para aprovechar todos los espacios y crear un ambiente único, donde las formas de las salas transforman las ventas en experiencias. Alfombras que salen del suelo y suben por las paredes, escaleras modernas o salas para hacer exposiciones son algunos de los ejemplos del vanguardismo que alberga esta nueva tienda.

Con motivo del aniversario de la Relojería Alemana, se ha encargado una colección limitada de 135 relojes Rolex Oyster Perpetual Submariner con la serigrafía del edificio de calle Colón -establecimiento original de la empresa- impresa en la cara posterior. "Fuimos los primeros clientes de la marca Rolex en el país. Hemos invertido dos años en elaborar este proyecto y están prácticamente reservados todos los relojes. Somos de las relojerías más antiguas de España, vendemos marcas más jóvenes que nosotros", comenta Paula Fuster.

Para conmemorar la celebración de tantos años de trabajo y esfuerzo, la Relojería Alemana ha encargado el diseño del logo para el aniversario a Rafa Ros, de la empresa Design by Atlas.

Hasta cinco locales posee la compañía, distribuidos entre Palma, Puerto Portals y Puerto Adriano. A pesar del crecimiento que han experimentado los últimos años, no todo han sido alegrías. "También hemos vivido años de crisis, no por haber abierto tiendas nos hemos librado de la realidad", reconoce Blanca.

Siempre apostando por las mejores marcas en relojes (Rolex, Patek Philippe, Zenith o Breguet) y joyas (Ole Lynggaard, Vhernier, Mizuki o Sevan Biçakçi), tienen una amplía cartera de clientes famosos. La Casa Real Española, así como las Familias Reales importantes del mundo, primeros líderes políticos, diseñadores de moda y líderes de la cultura y el arte forman parte de esta selecta selección de consumidores.

Con todo ello, dedican una parte del tiempo a establecer acciones solidarias con las que poder ayudar a los demás, colaborando con asociaciones y apoyando causas benéficas.