Aprender a leer una escultura, observada desde miradas complementarias, con un lenguaje claro, directo y popular, y con rigor. Ese es el objetivo de la primera entrega de una nueva serie de publicaciones sobre el patrimonio de la Catedral. Una colección que inaugura la imagen de la Mare de Déu de la Seu, con textos de mosén Joan Darder i Brotat, y que pretende consolidar el proyecto del Cabildo de divulgación, difusión y reflexión de los principales referentes de "la gran casa del pueblo de Dios".

"No estamos ante un libro de piedad ni ante una edición con vocación de aumentar el fervor del lector, estamos ante un escrito que acompaña al visitante y al creyente por una ruta que esconde tesoros que mantienen viva la relación del hombre con la trascendencia", apunta el deán-presidente del Cabildo de la Catedral de Mallorca, Joan Bauzà i Bauzà.

El primer volumen presenta el presente de la imagen de la Mare de Déu de la Seu, que preside el gran templo desde la Capilla de la Trinidad y que, vestida con la arquitectura y los complementos de Gaudí, recoge toda la historia de la Catedral.

Darder explica que esta imagen es la segunda en antigüedad de las muchas imágenes de la Virgen que conserva la Catedral (la más antigua es la Virgen de la Grada). Su origen se sitúa en torno a 1420, según los últimos estudios realizados con motivo de su reciente restauración, la de 2009, que la dejó en una actitud menos rígida, más grácil.

"Importa mucho fijarse en que la imagen es de dos personas, Jesús y María. Y que la Virgen está en función de Jesús: a quien lleva en un brazo, para enseñarlo y en el seno, para guardarlo en servicio a la comunidad cristiana", indica Darder, quien aclara: "Quien lleva el mundo en su mano es Jesús, no como un Rey de poder humano sino sembrando su cruz redentora".

La publicación de La Mare de Déu de la Seu. Virgen Sagrario (Col·lecció Mirador, de Publicacions de la Catedral de Mallorca) coincide con otro volumen que documenta la instalación en la Seu del Memorial de los Santos y Beatos mallorquines como contribución local al Año de la Fe proclamado para la Iglesia universal.

Teodor Suau, Llorenç Alcina y Jaume Falconer son los autores de los textos de un volumen que persigue un solo objetivo: "Hacer memoria de la fe".