El festival Encontre Internacional de Compositors llega a su edición número 33 con un aire "más fresco" gracias a la juventud de sus participantes. El coordinador general de Encontres, José Pablo Polo, remarcó que esta frescura se ha conseguido gracias a la juventud de las propuestas musicales. "Son jóvenes que estudian o viven en Europa y han logrado llenar de ideas frescas el festival", explicó. En el programa no se nota un "cambio radical" pero sí se percibe una "actualización" de las propuestas. "Somos los mismos pero con un cambio de vestimenta", añadió Polo.

El presidente de la Fundació Àrea de Creación Acústica (ACA), Antoni Caimari, presentó ayer este festival que, bajo el título Veu de Veus, ofrece ocho conciertos a cargo de intérpretes y compositores con propuestas "realmente sorprendentes". Polo detalló que el programa se estructura en tres ciclos: solistas, conjuntos y escena. Eso sí, avanzó que todas las actuaciones siguen una "coherencia estética". Además, añadió que "en casi todos los conciertos se podrá escuchar música electrónica", que precisamente es lo que aporta un grado de "actualización" al festival.

Una de las novedades de esta edición es la apuesta por los nuevos formatos que pretenden acercar el festival a otros públicos. El ciclo escena presenta una hibridación de lenguajes y una interacción de la música con danza, teatro, pintura, poesía y proyecciones audiovisuales. La primera de estas aventuras será el 22 de noviembre en el Teatre Xesc Forteza, cuando la compañía Sóc Ensemble presente el espectáculo Hitzak, metáforas cacheés, un viaje que arranca de la poesía para desembarcar en la música, la danza, el vídeo y la escena. El coordinador destacó que Todos Caníbales es una de las producciones más arriesgadas de esta edición. "Hacer una ópera supone un gran esfuerzo pero desde la Fundació ACA no podíamos dejar pasar la oportunidad de contar con un estreno absoluto", aseguró Polo. Esta ópera del siglo XXI, que se adentra en los aspectos más oscuros del ser humano, se pondrá en escena el 29 de noviembre en el Xesc Forteza.

El ciclo de solistas se abre con el concierto de la soprano alemana Johanna Greulich, que se celebrará en Cultura a Casa el 18 de noviembre. Dos días más tarde será el turno del pianista Juan J. Ochoa, con una propuesta que recorre el Mediterráneo como un viaje sonoro a través de la música de autores isleños, franceses, italianos y egipcios, entre otros. El último concierto de este ciclo será el 1 de diciembre en sa Pobla, cuando Joan Pol Bestard deleitará al público con los sonidos mágicos del sitar, un instrumento de origen hindú.

El 15 de noviembre arrancará el ciclo de conjuntos con la actuación en Es Baluard de Fukio Ensemble. El 25 de noviembre en la Fundación ACA en Búger actuarán los granadinos Neoars Sonora y día 27 será el turno de Nou Ensemble en el Teatre Sans. La Orquestra Simfònica estrenó la XXXIII edición del festival en septiembre.

Otra de las novedades es que, según dijo Polo, todas las actuaciones también se podrán seguir a través de Vimeo.