El pasado 9 de octubre, Alfred Lichter recibía un homenaje por parte de las bodegas Macià Batle. Nadie imaginaba que aquella sería la última aparición pública del reconocido pintor y escultor germano. En el evento se presentó el vino de crianza 2011 dedicado al artista, autor además de la etiqueta que ilustra la botella de esa nueva referencia de la bodega de Santa Maria, dirigida por Ramón Servalls, que aparece junto a Lichter en la imagen.