El principio del fin de la saga Harry Potter llega a la gran pantalla con "Harry Potter and the Deathly Hallows I", una cinta llena de emoción y aventuras en la que Harry, Hermione y Ron tendrán que enfrentarse a las fuerzas oscuras que ponen en peligro su amistad para derrotar al malvado Voldemort.

Más adulta y más oscura que las anteriores entregas, la séptima película de la saga cinematográfica basada en los libros de la británica J.K. Rowling es la primera que transcurre enteramente fuera del tradicional ambiente escolar de Hogwarts.

"Creo que esta película va a atraer a mucha más gente, no sólo a los fans", comentó Daniel Radcliffe, el joven actor que durante casi diez años ha interpretado el papel de Harry Potter y que ha presentado en Londres a los medios de comunicación una cinta que finalmente no llega a los cines en 3D como estaba previsto, por falta de tiempo para hacer una versión tridimensional de calidad.

La amenaza constante de los esbirros de Voldemort persigue a los jóvenes magos desde el inicio de la cinta, que comienza con una secuencia llena de acción, la favorita de Radcliffe, en la que seis de los amigos de Harry toman una pócima para adoptar su imagen y conseguir despistar así a los malvados mortífagos que quieren acabar con su vida.

Emma Watson, la actriz que encarna a Hermione Granger, afirmó que "es importante que el público se dé cuenta de lo que implica ser amigo de Harry. Para seguirle, Hermione tiene que dejar atrás a sus padres y ese es el mayor sacrificio que tiene que hacer en su vida".

Aunque la amistad del trío protagonista parece blindada, las fuerzas del mal, a través de los Horrocruxes que encierran el alma de Voldemort y que los jóvenes magos deben encontrar y destruir, hacen que la confianza que les une se tambalee.

Helena Bonham Carter, Ralph Fiennes, Rhys Ifans y Alan Rickman completan el reparto de esta película que tiene como escenario algunas de las calles más conocidas del centro de Londres.

Precisamente en esta ciudad, en uno de los cines del West End, se celebró hoy la premier de la película, que congregó a cientos de fans que esperaban poder conocer en persona a las estrellas de un filme que no llegará a los cines hasta el 19 de noviembre.

Un poco más tendrán que esperar los millones de seguidores de la saga para ver en la gran pantalla el desenlace de la franquicia cinematográfica más rentable de la historia. Será en julio de 2011 y, esta vez sí, en 3D.